Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 11 de octubre de 2016

Los reos de la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) pidieron, a través de un video, medicamentos para poder vivir debido que varios de ellos padecen de enfermedades crónicas como tuberculosis...En la penitenciaria de Tocuyito tenemos tambien presos enfermos de desnutricion y tuberculosis, ademas del hacinamiento y las condiciones infrahumanas en que viven sin comida completa, medicinas, etc...mientras el Presidente Nicolas Maduro ordena cumplir con la tasa de regalo a la isla de Cuba para mantener el nivel de vida de lujo de los Castro y envia ayuda humanitaria a Haiti cuando los venezolanos NOS MORIMOS DE HAMBRE, NIÑOS; ANCIANOS, MUJERES, HOMBRES SIN DISTINCION ALGUNA...NO JODA!!!

Canibalismo del siglo XXI
ELÍAS PINO ITURRIETA / EPINOITURRIETA@EL-NACIONAL.COM16 DE OCTUBRE 2016 - 12:01 AM
Cuando el historiador busca épocas de envilecimiento colectivo se detiene en la tiranía de Gómez. Quizá no encuentre período más tenebroso, horas más dolorosas. Meterse en los testimonios del gomecismo es como penetrar una oscuridad sin confines que conduce a preguntas sobre la posibilidad de llegar más bajo una sociedad en materia de deshumanización, de vivir en un pantano de indiferencia capaz de meterse en todos los estratos de la colectividad hasta convertirla en una reunión de personas acostumbradas a vivir sin muestras de solidaridad con el prójimo. Hablamos de una experiencia irrepetible, pero se puede hacer memoria de su existencia para medir el agujero en el cual nos ha metido el régimen de la actualidad.
Mientras los venezolanos de bien se consumían en las cárceles, según se puede comprobar en las Memorias de José Rafael Pocaterra, una obra mayor de nuestra literatura y testimonio de una decadencia que parecía insuperable, circulaba el discurso sobre el progreso del país y sobre las virtudes del sujeto despiadado que habitaba en la cumbre de Maracay. Los padecimientos del pueblo y la miseria generalizada se ocultaban en una retórica de adelantamiento que nos conduciría a un estadio estelar debido a las cualidades del “hombre fuerte y bueno” que lo guiaba. Los intelectuales de las alturas, los publicistas del oficialismo, los empleados públicos cada vez más numerosos y una población domesticada por la repetición de mensajes sobre el establecimiento de una época dorada y por el miedo a los tormentos infinitos de los esbirros, fabricaron tres décadas de horror en cuyo centro predominó la indiferencia ante el sufrimiento de las mayorías.
En el campo de la historia las analogías no son lícitas, en especial si se pretende una relación con algo tan irresistiblemente pestilente como el gomecismo, pero la noticia de hechos de canibalismo en una cárcel del Táchira, sucedidos hace poco y divulgados en la prensa como si cual cosa, tiende un puente que se pasa sin forzar la barra. Más todavía cuando consideramos que ni en La Rotunda de Nereo Pacheco se hubiera concebido un festín de brutalidad como el que ahora conocemos sin que sintamos que se experimenta una situación extraordinaria. Y, asunto fundamental, sin que reaccionemos con las palabras apropiadas. La ignominia se supera a través de la conducta, desde luego, pero sin duda también a través de un lenguaje capaz de denunciarla con urgente eficacia. Pocaterra importa por la cárcel que pagó cuando reaccionó contra Gómez, pero mucho más por las letras que nos legó sobre las bajezas de su tiempo.
Cuando alguien advirtió esta mañana en el Twitter que estábamos frente a un canibalismo del siglo XXI, caí en cuenta de la obligación que tenemos de describir con el lenguaje apropiado la vida que padecemos debido a la presencia malvada del chavismo. Así, por ejemplo, sobre el horror de las ergástulas y sobre la corrupción que convierte a los familiares de Gómez y al mismo Benemérito en aprendices del robo, en carteristas de poca monta; pero especialmente sobre la vejación de los humildes y los desvalidos tapada por la publicidad de la justicia social y por las reacciones generalmente anodinas de la oposición. Hemos manejado esos y otros temas sin los vocablos ni los argumentos que los calibren en su real dimensión. Debemos hacer como Pocaterra frente a la oscurana de su tiempo, sin que el esfuerzo signifique, porque no es posible, que queramos emularlo en sus excelencias de escritor. A través del discurso, el ataque al régimen debe ajustarse a las atrocidades del régimen, pero no hemos dado la talla en el desafío.
La oposición y los escribidores de la oposición nos hemos conformado con la repetición o la imitación de la retórica que predominó en el lapso de la democracia representativa, con pequeñas variantes que obedecen necesariamente a la mudanza del tiempo, pero sin la creación de mensajes y estilos peculiares que se ocupen de la descripción de los desastres también peculiares de la actualidad. Hay unos hombres abandonados que esperan ese tipo de palabras que no se han escuchado, ese aliciente primordial que los anime a sobrevivir. Ahora, cuando sabemos de la existencia de un canibalismo del siglo XXI, se da la oportunidad.

Pran de PGV envió tercer mensaje a Iris Varela

El material audiovisual fue enviado por el pran del centro penintenciaro: Franklin Paúl Hernández Quezad conocido como "Franklin Masacre" | Foto: Captura La Caraota Digital
El material audiovisual fue enviado por el pran del centro penintenciaro: Franklin Paúl Hernández Quezad conocido como "Franklin Masacre" | Foto: Captura La Caraota Digital
Los reclusos enviaron un video en el que instan a las autoridades a enviar medicinas para poder vivir 

Los reos de la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) pidieron, a través de un video, medicamentos para poder vivir debido que varios de ellos padecen de enfermedades crónicas como tuberculosis.
El material audiovisual fue enviado por el pran del centro penitenciario: Franklin Paúl Hernández Quezad, mejor conocido como "Franklin Masacre".
“Necesitamos nuestras medicinas. No nos quiten los derechos humanos, mira que todos somos seres humanos y necesitamos una segunda oportunidad. No nos queremos morir, tengan conciencia”, pidió uno de los recluidos que se encuentra en mal estado de salud. 
El pasado lunes murió uno de los reclusos dentro de la estructura policial, informó el portal de noticias Caraota Digital.
                                                                                           
Con información de la Caraota Digital. 

Murió tercer preso en la PGV por padecer tuberculosis y desnutrición

El dirigente dentro de la cárcel pidió a las autoridades hacer algo para solucionar este problema

Este viernes, en horas de la mañana, murió otro preso de Penitenciaría General de Venezuela (PGV) por padecer tuberculosis y desnutrición.
El hombre se llamaba Ramón Antonio Muñoz y sería el  tercer privado de libertad que muere por esta enfermedad desde el 3 de octubre.
El hecho fue informado por el pran del recinto, Franklin Paúl Hernández Quezada. Hernández compartió un video en que se evidencia al hombre muerto en una camilla, dentro de la cárcel.
El dirigente dentro de la cárcel pidió a las autoridades hacer algo para solucionar este problema.


Pran de la PGV envió nuevo video a Varela para mostrarle condiciones inhumanas

Penitenciaría General de Venezuela | Foto: Archivo El Nacional
Penitenciaría General de Venezuela | Foto: Archivo El Nacional
El video muestra a 11 presos que padecen tuberculosis y que aún no les ha llegado el suministro de medicamentos que habían solicitado

Franklin Paúl Hernández Quezada, pran de la Penitenciaría General de Venezuela, ubicada en San Juan de Los Morros, envió un nuevo video dirigido a la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, para mostrarle la crisis de alimentos y medicinas que afecta a los reclusos del penal.
El video muestra a 11 presos que padecen tuberculosis y que aún no les ha llegado el suministro de medicamentos que habían solicitado.
“Abóquense es a este problema, porque esto sí es lo que está pasando aquí. No quieran desviar los problemas que tengan en Venezuela y venírselo a ‘encasquetar’ a uno. Porque señora ministra, usted no va a hacer una masacre aquí, como lo  hizo en otras prisiones”, criticó Hernández Quezada.
Desde hace varios días, los reos se encuentran amotinados por las condiciones inhumanas dentro del plantel. 1.500 familiares, entre ellos 800 niños, están en el lugar para sumarse a la protesta de los privados de libertad.
Informaciones indican que la Guardia Nacional Bolivariana ha bloqueado el paso de alimentos, medicinas, agua y la visita.
Video cortesía Caraota Digital

No envían tratamiento completo para la difteria

El hospital de Guaiparo lleva 5 niños fallecidos con síntomas sospechosos de difteria | Foto Archivo El Nacional
El hospital de Guaiparo lleva 5 niños fallecidos con síntomas sospechosos de difteria | Foto Archivo El Nacional
El ministerio entrega de forma racionada las dosis para el control de la enfermedad, denuncian médicos

Nuevamente el hospital Raúl Leoni de Guaiparo, en el estado Bolívar, suma otro luto. Durante cuatro días la niña de 2 años de edad que fue hospitalizada el 6 de octubre comenzó a recibir tratamiento con antitoxina diftérica y el antibiótico penicilina G, pero las dosis no estaban completas en el recinto.
De 100.000 unidades de antitoxina diftérica que necesitaba por tener los síntomas de la difteria en un estado grave, solo pudo recibir 70.000 unidades. Ayer esta niña fue la quinta persona fallecida por síntomas asociados a la difteria solo en este centro de salud.
La difteria es una enfermedad que estaba erradicada desde 1992 y se previene con vacunación. Causa fiebre, amigdalitis aguda y la formación de una pseudomembrana en la garganta que obstruye las vías respiratorias.
Epidemiología del estado Bolívar es el encargado de suministrar las dosis de antitoxina diftérica para el tratamiento y de canalizar con el Instituto Nacional de Higiene la evaluación de los cultivos que se hacen a los pacientes que tienen los síntomas. Sin embargo, hasta ahora ningún médico ha tenido acceso a los resultados de los exámenes y las dosis del tratamiento se entregan de forma racionada.
El personal médico ha exigido que se den los resultados para que no haya pánico en la población, pues la difteria tiene los mismos síntomas que la amigdalitis y faringitis al comienzo de la enfermedad.
La jornada de vacunación ha ido bajando en la entidad. Durante el fin de semana los ambulatorios y las movilizaciones estaban paralizados, por lo que la población debía esperar al día lunes para acceder a la inmunización.
Siguen las sospechas en Anzoátegui. De acuerdo con miembros de la directiva del Colegio de Médicos de Anzoátegui,  hay un segundo niño con síntomas parecidos a la difteria que ingresó al hospital Razetti de Barcelona y que proviene del Valle de Guanape.
Aún el personal de salud del anexo pediátrico de ese centro no tiene los resultados del primer caso sospechoso que se reportó en el estado el 4 de octubre. La paciente, residente en el sector Las Carmelitas, está evolucionando al tratamiento.
El 27 de septiembre el gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, admitió 13 casos sospechosos de difteria en la entidad. Desde entonces ninguna autoridad estadal ni del Ministerio de Salud ha dado nuevas declaraciones sobre el asunto. Hasta hace 8 días solo se pudo conocer de forma extraoficial que había 30 casos de personas con los síntomas y 22 fallecidos.
EL DATOEl protocolo de vacunación contra esta enfermedad establece que se debe aplicar la vacuna DTaP (difteria, tétano y pertussis acelular) a menores de 7 años con 5 dosis: una a los 2, 4 y 6 meses de edad. Luego, la cuarta dosis entre los 15 y 18 meses, y la quinta dosis entre los 4 y 6 años de edad. A los que son mayores de 7 años se debe aplicar la vacuna entre los 11 y 12 años de edad. Mientras que los adultos necesitan un refuerzo cada 10 años. Se debe vacunar a las madres en el posparto inmediato porque pueden ser fuente de transmisión al bebé.