Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Amiga, Rafael Poleo, Jurate Rosales y Sánchez García provocan leerlos son periodistas de verdad




Notitarde 27-03-12 |
Ágora

Los regalos de Mi Comandante

/

"El que a hierro mata, no puede morir a sombrerazos". Refrán popular.

Erika, estremecida, recibe una tarjeta del Banco Bicentenario que le permitirá cobrar

860 bolívares mensuales, por ser una "madre del Barrio" con 2 hijos. Su temblor

está más que justificado: está ante el Teresa Carreño a casa llena, con el vicepresidente

Jaua entregándole la dádiva "de parte del Comandante Presidente Hugo Chávez

y de la revolución", en cadena nacional y nada menos que con el benefactor

mesmo escuchándola desde Cuba en transmisión internacional. Como para caérsele

las medias a cualquiera.

Jaua, que tiene suficiente título universitario como para saber que

eso no es un regalo de Hugo Chávez,

que no salió de los bolsillos del exiguo sueldo presidencial y que se trata de una

compra de votos a cuenta del erario nacional, no cesa en toda la transmisión de

insistir a los regalados que eso es gracias a la generosidad del Comandante,

que los quiere tanto y que ¡cuidado!, porque si llega la burguesía les van a quitar

todo. Los beneficiados, que no entienden que el Gobierno está en la obligación

de ejecutar los planes sociales, que el dinero utilizado les pertenece como

venezolanos, que su amado líder está haciendo campaña electoral a cuenta de

la pobreza que persiste en gran parte de la población después de 13 años de

revolución cotorrera, casi caen de rodillas para agradecer la limosna y jurar que

trabajarán por la victoria del 7 de octubre." ¡Viviremos y venceremos!", gritan con

su tarjeta de débito en la mano.

En el exterior, fuera de la sede constitucional de gobierno de la República,

sin un Consejo de Ministros presente, el Comandante firma créditos, donaciones,

aprueba leyes y recursos para múltiples acciones encaminadas a echar más dinero

en el saco, para poder financiar tan costosa campaña. Regalías, impuestos,

traslados de fondos. ¿Quién sabe cómo se ejecuta el Fonden? ¿Quién penetra

en las cuentas de Rafael Ramírez? ¿Qué es de la vida de la Contraloría General

de la República?

Mientras tanto el enfermo (créanme que sí) no cesa en su discurso infame en

contra de un gran sector de la población venezolana que tienen el real derecho de

adversarle, insultante y apoyado por un CNE que no dice ni pío acerca de la abusiva

utilización de las cadenas, de recursos y de equipos pertenecientes al Estado

venezolano para hacer una cuan ventajista como inconstitucional campaña

electoral adelantada.

¿Será que no comprende que cuando llama sucia y tramposa a la oposición

se trata del Presidente de la República insultando en cadena a millones de venezolanos

opositores? ¿Será que cuando descalifica las denuncias ciudadanas sobre la

calidad del agua, denuncias que me consta personalmente vienen siendo publicadas

desde 2007 teniendo como prueba fehaciente un agua fétida, turbia y que enferma

a los niños de la región central, no piensa que como Presidente está obligado a

atender un reclamo de la población que él gobierna, sea cual fuere su tendencia política?

La hipocresía de hablar de terrorismo mediático, de acusar de violenta a la oposición,

de acusarla de golpista, de no hacer caso de los problemas que se lo están

devorando, es lo que provoca que trate de permanecer en el poder no por una exitosa

gestión de gobierno sino por la vía de la compra de conciencias, de voluntades,

de votos, defraudando al Estado y a la Constitución.

Yo sí creo que las declaraciones de amor de los regalados son genuinas: los venezolanos

suelen ser fieles a la mano que les da de comer. Lo saben los adecos, lo saben

los copeyanos. El quién da más priva cuando el hambre truena. Y a este Gobierno le

conviene que haya mucha hambre, que haya pobreza, que haya desempleo, para

él irrumpir en época electoral con su carro cargado de regalos y repartirlos a cambio

del voto. No tienen una gestión seria, sustentable, puros planes asmáticos con fines

de asegurar la permanencia en el poder, que es el único objetivo que mueve la voluntad

de este hombre.

Desde Cuba anunció que aprobaba recursos para garantizar que los venezolanos

pudiesen pasear tranquilos por las calles. Pero solo para 16 gobernaciones

(te fregaste, Monagas), no hay que ser adivino para saber que son las chavistas.

Para los estados opositores, ni agua. Por eso es que me atrevo a decir que al Comandante

le sabe a casabe la muerte de esa muchacha de 19 años, hija del cónsul chileno

en Maracaibo. Fueron policías sus asesinos y el Gobierno en lugar de voltear patas arriba

al Cicpc, jubila a los jefes de los asesinos. Por eso es que estamos así: si el

Gobierno no los protege por lo menos aparenta ser más que complaciente cuando

se trata de su propia gente. A veces se les descarrilan los defensores violentos

de la revolución, como Lina Ron o La Piedrita, pero en esos casos se lavan las manos

y les aplican una leve pena, "pa´que crean".

Todos los días los periódicos reseñan las muertes de venezolanos que están

a merced del hampa. Para el Gobierno, son los periodistas quienes tienen aterrorizada

a la población y no los delincuentes. Hay que guardar silencio. El Gobierno en

casos de campañas graves que provienen de la misma población, busca a su

aliada la Fiscal para que ella dictamine que sin pruebas técnicas en la mano no

se puede hacer denuncias a través de la prensa. Otra forma más de proteger

al delito.

El problema es que este Gobierno sabe que son más los venezolanos que

necesitan la pensión, la misión, la limosna, la beca, que quienes pagamos

los impuestos para que el Comandante pueda hacer sus regalos. El problema es que

los venezolanos que pagan el seguro de vehículo más alto de Latinoamérica porque

es el país con mayor índice de robo, no le interesan al Gobierno porque son minoría.

El problema es que la gente que se jorobo para comprarse una casa o un

apartamento que tienen que asegurar, cercar, alambrar, electrificar, pagar

un condominio altísimo por culpa de la vigilancia, no le interesa al Gobierno

porque son minoría.

El problema es que las universidades y los universitarios son azotados por

hordas violentas ante la mirada impávida del Gobierno y los tienen a pan y

agua porque así mantienen a la inteligencia pendiente por sobrevivir,

quitándole el tiempo a la discusión de altura, la investigación y la imposición

de su superioridad académica.

Estoy segura que en este país todos los venezolanos que piensan con la cabeza,

que sufren esta mortal inseguridad, que creen en la academia, en la libertad y

en la real igualdad e inclusión, van a votar por cambiar este régimen bárbaro.

Viendo el uso que se le da a los recursos públicos para comprar votos,

viendo las constantes cadenas, el aluvión de publicidad electoral a través de todos

los medios de comunicación del Estado, sabiendo que mientras más pequeño

es el pueblo mayor es la dependencia económica del Gobierno, comprobando

diariamente la complacencia del CNE ante el ventajismo del Gobierno,

ignorando qué hay dentro del REP y sobre todo viendo a ese candidato enfermo

aferrarse con todas sus fuerzas a la silla cuéstele incluso la vida, no creo que esté

fácil para el país civilizado retornar a la democracia.

Aquí necesitamos varias cosas para poder competir en igualdad de condiciones:

que el candidato Capriles tenga la misma oportunidad de utilizar los medios públicos

y las cadenas nacionales para hacer su oferta electoral; que también tenga derecho

a una asignación similar a la que usa el Comandante para dar regalos, porque hay

que quitarse la careta y dejar de pensar que eso es un programa de gobierno; que

se sienten ambos candidatos frente al país a tener un diálogo serio y constructivo

en el cual podamos apreciar la calidad humana, los conocimientos y la capacidad

para ejercer la conducción del país. Eso serviría, por ejemplo, para que Capriles

le explicara por qué el agua que usa la cerveza Polar no está contaminada y la

que sale por los tubos de las casa de Valencia sí.

Ya está bueno de monólogos insultantes. El Presidente tiene que ocuparse de la

inseguridad, tiene que averiguar cómo y por qué murieron más de 19.000

venezolanos el año pasado en manos del hampa. Tal vez alguien le diga que

tiene que ver con que su Gobierno está ocupado de ver como se eternizan

en el poder y no de cómo solucionar los verdaderos problemas a todos los

venezolanos. A los chavistas digo: a ustedes también les matan los hijos, la

dádiva no para balas. Ya hemos comprobado que esta gente no tiene

siquiera la vergüenza de reconocer su responsabilidad en este drama.

Para muestra un botón: en un país serio, con un gobierno serio, el Ministro del Interior

hubiera renunciado ante su evidente fracaso en contener la inseguridad. Aquí.

En este Gobierno de comiquita, el Ministro está feliz porque prevé que para 2012

vamos a tener solo 16.000 muertes violentas y no las 19.000 del año anterior.

Eso, según dice él, por la proyección de enero que fue muy buena: solo mataron

43 venezolanos al día en lugar de los 56 del año pasado. Bien por el Ministro,

que ahora se la pasa en el Táchira saboteando al gobernador y haciendo

su campaña de candidato.

Pero es que son sordos ellos. Por no tildarlos de brutos, que parece que

también. En 13 años han anunciado nada menos que 18 planes de seguridad y

hasta ahora no se preguntan por qué han fracasado. Porque se llama fracasar cuando

la criminalidad sube casi 200% en 13 años. Cada Ministro que llega a la

cartera del Interior tiene su propia visión del asunto. Y todos los planes tienen

un discurso político: enfrentarse con las gobernaciones de oposición, con los

municipios de oposición, con las policías que asumen de oposición.

Y destruirlos. Quitarles los recursos, las armas, el apoyo. Para después salir a

decir que en esos estados hay más criminalidad.

El Comandante se molesta porque "el imperio" hizo un alerta a sus ciudadanos

que viajan hacia Venezuela, sobre los problemas de seguridad que pueden

confrontar. Les recomiendan no tomar taxis en la calle, no llevar prendas,

pasaporte ni dólares encima, no tomar solos la autopista Caracas - La Guaira,

buscar un servicio de transporte con su empresa o con la embajada, no hablar

con extraños, no estar en sitios solitarios, evitar las salidas nocturnas.

¿Es mentira ésta situación? Nosotros los venezolanos la vivimos todos los días

y noches de nuestra vida.

A estas alturas parece que el Comandante no sabe lo que es la agonía de que

un hijo adolescente tenga una fiesta y la madrugada sea eterna hasta que llega.

Él no entiende la zozobra de los jóvenes, que tienen la vida amargada hasta

para un simple día de playa: quédate tú a cuidar las cosas, no caminen solos

hasta allá, no hables con desconocidos, cuidado que te dan burundanga.

Seguramente el Comandante no sabe lo que es tener que transitar de noche por

la Autopista Regional del Centro, donde ponen peñascos o clavos llamados

miguelitos, para que los carros se detengan o vuelquen y así robar a sus

ocupantes, incluso estando muertos, como ha sucedido. El Comandante no

sabe que mientras pronunciaba, rodeado de seguridad, un discurso en La

Victoria, la autopista estaba trancada por las hileras de autobuses que él trajo

llenos de aplaudidores, con los carros apagados, detenidos y siendo presa

de los asaltantes, que hicieron su agosto mientras la cadena estaba en el aire.

Si los venezolanos están cansados de vivir diariamente atacados, robados,

segregados, insultados, humillados, votarán por un cambio el 7 de octubre.

Si quieren seguir adorando a un ídolo mientras matan a sus hijos y desean

seguir en la mayor pobreza que es la del espíritu, voten entonces por su fetiche.

Le dejaremos el trabajo final a Dios, que en su inmensa misericordia echará una

buena mano a los hombres de fe.

Charitorojas2010@hotmail.com

Twitter:charitorojas