Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 22 de marzo de 2012

Orfeón Universitario canta a los caídos La coral de la UCV rememora el concierto posterior a la tragedia de 1976.

Orfeón Universitario canta a

los caídos La coral de la UCV

rememora el concierto posterior a la tragedia de 1976

imageRotate
El actual Orfeón recordará a los que se fueron (Cortesía)
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ | EL UNIVERSAL
jueves 22 de marzo de 2012 12:00 AM

Al lado de la taquilla del Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela hay una placa que recuerda a los 58 integrantes del Orfeón Universitario que murieron el 3 de septiembre de 1976, en el accidente aéreo de las Islas Azores. Vinicio Adames, el director; la profesora de canto Leyla Mastroccola y la coordinadora Mercedes Ferrer, entre ellos.

Pero más allá del metal, los nombres de los caídos están grabados con fuego en la piel de todo orfeonista. "La tragedia nos ha marcado; hay un antes y un después de las Azores", comenta Diana Herrera, actual coordinadora del Orfeón Universitario.

"Yo entré en 1993 cuando el Orfeón se preparaba para los 50 años. Me tocó viajar a las Azores por primera vez después del accidente: Fue muy duro. Allí estuvieron Elena Rodríguez y Jaime Arteaga, quienes pertenecían al grupo pero no viajaron, y Graciela Gamboa, quien se retiró antes de la tragedia y luego se reintegró para coordinar", recordó Herrera.

El trabajo de reorganizar la agrupación vocal le tocó a Raúl Delgado Estévez. Él había viajado unos días antes que el grupo para preparar la logística de la que sería la primera presentación del orfeón en Europa. Al regresar a Venezuela, debe enfrentarse a una cruel encrucijada: sobrellevar el duelo y llenarse de fortaleza para la reconstrucción.

"Yo cantaba en el orfeón desde los años 60 y en aquella época me habían ofrecido ser el subdirector por mis estudios de dirección coral y por mi condición de sobrino del director fundador, Antonio Estévez (1944)", recuerda.

No quiso el cargo de subdirector, pero se ofreció a colaborar en todo lo posible. Raúl Delgado Estévez es el encargado de viajar antes a Francia para afinar detalles de la gira en aquel país.

El orfeón fue invitado al Festival Internacional de Canto Coral en Barcelona, España, y luego se presentaría en varias ciudades francesas. La institución logró que la Fuerza Aérea Venezolana apoyara la gira con un avión.

La madrugada del 3 de septiembre de 1976, el Hércules siglas C-130 cayó a tierra en Lajes, al este de la isla Terceira, en las Azores. Murieron sus 68 pasajeros, 58 de ellos, integrantes de la agrupación vocal venezolana. La caja negra registró las voces de los orfeonistas cantando el Himno Nacional en sus últimos minutos de vida.

"Cuando ocurre la tragedia, ni por asomo quería dirigir el orfeón. Sentía mucho dolor, porque no fue uno ni dos, fueron todos mis amigos los que murieron", recuerda Delgado Estévez. "Pero todos estaban confabulados para hacerme aceptar la responsabilidad".

Hay una máxima en el coro y es que "La condición de orfeonista no se pierde nunca". Y fue precisamente esa idea la que hizo que más de 800 personas, entre exintegrantes y nuevos talentos, audicionaran para reestructurar el orfeón.

Seis meses después de la tragedia, el Orfeón Universitario volvía a entonar el Himno Nacional, pero también unos versos de Lorca que aún hoy erizan la piel: "¡Ay qué camino tan largo! / ¡Ay mi jaca valerosa! / ¡Ay, que la muerte me espera,/ antes de llegar a Córdoba!".

La Canción del Jinete de Lorca, con música de Juan Carlos Núñez, será una de las canciones que volverá a sonar este martes, cuando el Orfeón Universitario recuerde los 35 años de aquel concierto posterior a la tragedia. Raúl Delgado Estévez será el director invitado.

Y es que el recital tendrá un significado especial, pues el orfeón pasa por una nueva coyuntura, la partida del actual director, César Alejandro Carrillo, quien ha estado al frente desde abril de 1999. "El 1 de febrero pasado me enfrenté al hecho de tener que despedirme de esta casa de sueños y canciones, debido también a mi jubilación. Y repito, no fue nada fácil", ha escrito.

"¿Raúl Delgado Estévez volvería a dirigir el Orfeón Universitario?". Se sorprende con la pregunta. Titubea. "No sé", dice primero. "No me siento en capacidad", suelta luego. "Aunque me he sentido muy bien de tener un instrumento como el que tienen estos jóvenes... Mejor esperemos que las cosas ocurran como deben ocurrir".