Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 29 de marzo de 2012

La misión de la Iglesia es “iluminar las conciencias y desenmascarar el mal”.

El Carabobeño 28 marzo 2012

Oswaldo Pulgar Pérez || Despertares

El malandraje de las abejas

Benedicto XVI dijo en México que la misión de la Iglesia es “iluminar las conciencias y desenmascarar el mal”. Dos objetivos claros y necesarios. “Que Dios cambie nuestro corazón, para que nosotros cambiemos el mundo”.

Que el mal está a la vista, nadie lo discute. Que no es una entelequia sino una persona concreta que siembra el odio y la rebeldía contra Dios, tampoco. Edmund Burke, político y escritor inglés escribió:

“Para que triunfe el mal sólo es necesario que los buenos no hagan nada”. Es el abstencionismo suicida de quienes piensan que para eso ya hay otros y no mueven un dedo para sanear el ambiente donde viven.

Cuenta una fábula que había una colmena rica y próspera donde todas las abejas vivían desahogadamente y ninguna se podía quejar de su situación económica. Sin embargo, todas se quejaban de la falta de honradez y el deterioro moral en sus relaciones.

No había prácticamente nadie que no mintiera para hacer sus oscuros negocios. Abundaba la corrupción. Hasta que un día los lamentos de las abejas llegaron al dios Júpiter que tomó la decisión de acabar con aquella situación.

Puso a funcionar la justicia y las cárceles se llenaron de abejas. Los malos negocios comenzaron a quebrar y aumentó el desempleo. Nadie volvió a pedir dinero prestado por miedo a tener que devolverlo.

El comercio se vino abajo, proliferó la pobreza, muchas abejas tuvieron que emigrar y al ver la fragilidad del enjambre, otras colmenas decidieron atacar y acabar con las pocas que quedaron.

Hay gente que piensa que lo que ellos hagan en su vida privada no tiene repercusiones en la vida pública. Eso es falso. Vicios privados, vicios públicos; virtudes privadas, virtudes públicas. El Papa nos invita a formar nuestras conciencias con el estudio de las verdades básicas de nuestra fe.

Y luego, que hablemos con nuestros amigos, para que sean con nosotros protagonistas de la renovación de los hombres.

opulgarprez6@gmail.com | @oswaldopulgar