Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Hermosos y tristes recuerdos de la emoción que para uno signmificaba oir el Himno de la UCV y el de la República en esas voces

Coral de la UCV ofreció concierto por los caídos

El Orfeón que venció la sombra

La lluvia que cayó la tarde de ayer no importó, tampoco los actos vandálicos que hubo en sus instalaciones. El escenario capitalino se llenó de a poco. A las 7:55, la coral entonó el himno de la UCV. Fue Raúl López Moreno el encargado de dirigir a la agrupación vocal las primeras tres canciones del programa.

imageRotate
Raúl Delgado Estévez estuvo como director invitado (A.Acosta)
DANIEL FERMÍN | EL UNIVERSAL
miércoles 28 de marzo de 2012 12:00 AM

El himno de la Universidad Central de Venezuela dice que es la casa que vence la sombra. Anoche, el Orfeón Universitario de la institución capitalina lo demostró: ofreció un concierto para conmemorar los 35 años de su reaparición, tras aquel fatídico accidente aéreo de 1976 que provocó su cierre parcial. Fue un canto a los caídos.

La lluvia que cayó la tarde de ayer no importó, tampoco los actos vandálicos que hubo en sus instalaciones. Lo dijo la rectora Cecilia García previo al evento: que una toma de facultad pretendió arrodillar a la universidad, que la UCV está al servicio del país, que no de ningún gobierno, que pasarán 35 años más del Orfeón y la institución siempre será libre.

Así, entre discursos y agradecimientos, el concierto inició con una hora de retraso. Ya decía Oscar Wilde que la puntualidad es una pérdida de tiempo. Antes, una miríada de gente intentaba entrar al Aula Magna, que ya tenía en sus taquillas un cartel de entradas agotadas. Personas de la tercera edad que mostraban un entusiasmo juvenil por ver al grupo, otras que buscaban la manera de conseguir boletos.

El escenario capitalino se llenó de a poco. A las 7:55, la coral entonó el himno de la UCV. Fue Raúl López Moreno el encargado de dirigir a la agrupación vocal las primeras tres canciones del programa (Crepuscular, de Antonio Lauro; Cántico,de Vicente Emilio Sojo y Soneto, un poema de Luis Barrios Cruz musicalizado por Eduardo Plaza). Luego, se unió al resto de los integrantes para darle paso a Raúl Delgado Estévez, el director invitado.

Aquel que fuera director por más de 23 años del Orfeón condujo los otros 13 temas. Inició con Alleluia, de Randall Thompson; pasó por Canción otoñal, un poema de Rubén Darío con música de Sojo; y siguió con Canción de jinete, de Federico García Lorca. Ahí paró, sintió desafinación. Volvió a empezar hasta terminar en los "bravo" del público, que reconoció su profesionalismo.

Delgado Estévez se mostró dinámico. Canción tras canción hablaba con sus dirigidos, les daba instrucciones. Ellos reían, obedecían, cantaban. Invitó a su hermano Miguel Delgado Estévez para que tocara la guitarra en Viene clareando. A ellos los acompañó un coro de tos seca, de estornudos, de sonidos de algunos celulares que provenían de un público que le cuesta hacer silencio.

Así llegó El periquito, un final que se extendió tres canciones más ante las peticiones de los espectadores. Delgado Estévez los complació a todos. Hasta que, a las 9:00, volvieron a escucharse las notas del himno de la UCV: "Esta casa que vence la sombra", cantaba el Orfeón. Aplica para ellos.

dfermin@eluniversal.com


Isabel Allende gana el premio Hans Christian Andersen de literatura

El premio, creado por una fundación privada en colaboración con el Ayuntamiento de Odense (Dinamarca), está dotado con 500.000 coronas danesas (90.000 dólares ó 67.000 euros), una escultura de bronce y un diploma.

imageRotate
Allende es la segunda persona distinguida con este galardón (Google)
EL UNIVERSAL
miércoles 28 de marzo de 2012 07:50 AM

Copenhague.- La escritora chilena Isabel Allende ha sido distinguida hoy con el premio Hans Christian Andersen de Literatura "por sus cualidades como narradora mágica y su talento para hechizar a su público".

El premio, creado por una fundación privada en colaboración con el Ayuntamiento de Odense (Dinamarca), está dotado con 500.000 coronas danesas (90.000 dólares ó 67.000 euros), una escultura de bronce y un diploma.

La ceremonia de entrega se celebrará el próximo 30 de septiembre en el Koncerthus de Odense, ciudad natal del célebre escritor de cuentos danés.

Allende pasará todo el día en esta localidad, donde participará en una lectura en la Biblioteca Central, visitará la casa natal de Andersen y disfrutará de un almuerzo en el ayuntamiento, explicó la organización del premio en un comunicado.

"Estoy feliz y orgulloso de que Odense reciba una vez más la visita de una de las grandes escritoras internacionales. Como ciudad natal de H.C. Andersen es emocionante poder dar la bienvenida a una autora cuyo universo mágico tiene tantos parecidos con el suyo", señaló Steen Møller, concejal de Cultura.

Isabel Allende es la tercera persona en recibir el premio literario, tras el brasileño Paulo Coelho, autor del Alquimista, en 2007, y la británica J.K. Rowling, creadora de la serie Harry Potter, en 2010.

La escritora chilena ya fue una de las embajadoras del Año Internacional Hans Christian Andersen en 2005, organizado por las autoridades danesas para celebrar el bicentenario de su nacimiento.