Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 30 de marzo de 2012

Las del gobierno venezolano o son sáficas o son fanáticas o les absorbieron los sesos y el cerebro la ideología

Las mujeres de Homero

RICARDO GIL OTAIZA | EL UNIVERSAL
viernes 30 de marzo de 2012 04:21 PM

En la eterna discusión en torno a la verdadera autoría de los poemas épicos de laIlíada y la Odisea hay un elemento que ha escapado al análisis de los especialistas de todos los tiempos: la complejidad del ser humano. Es decir, esa cualidad "ambivalente" que le permite a una persona ser una y muchas a la vez. Uno y Múltiple. La Unidad y la Diversidad. Pienso que es desde esta "cualidad" como podemos explicar el que Homero haya escrito tales obras. Aunque ante los ojos del hombre y de la mujer de hoy sea insostenible tal hazaña, una cuestión es indiscutible: ambos libros (independientemente de quien o quienes lo hayan escrito) representan el esplendor de la antigüedad griega, cuyo impacto en la cultura occidental aún no sabemos agradecer ni apreciar en su justa dimensión.

En la Ilíada se nos cuenta el final de la guerra de Troya y en la Odisea las grandes tribulaciones del héroe Odiseo (mejor conocido como Ulises), quien finalmente regresa a Ítaca, su reino. Si bien existe complementariedad entre ambos poemas, vastos mundos los separan, como si se tratara de un empeño por afianzar desde la diversidad la tragicomedia humana.

En este sentido nos llega gracias al esfuerzo editorial de la Academia Venezolana de la Lengua correspondiente a la Real Academia Española, un hermoso volumen titulado Las mujeres de Homero. Ninfas, princesas, hechiceras, madres, esposas y abandonadas en la Ilíada y la Odisea (2011), del escritor y profesor de la Universidad de Los Andes, Mariano Nava Contreras, quien a los efectos de los créditos hizo la selección, la traducción y la introducción de la obra, con el agregado de la revisión (poética, ha de entenderse) y presentación por el poeta Eugenio Montejo, hoy fallecido.

Como se podrá percibir por el título, el autor toma fragmentos de ambos poemas épicos en los que están involucradas mujeres (en su más amplia gama de posibilidades y afinidades), y los vierte del griego al español, entregándonos a los asombrados lectores una edición bilingüe, que se disfruta desde la primera hasta la última línea. Debo confesar que no me acercaba a Homero y a sus dos portentosos poemas, desde mis tiempos de bachillerato, cuando un inclemente profesor de Lengua y Literatura (a Dios gracias) nos exigió una exhaustiva lectura de ambas obras, y no contento con esto azuzó una especie de debate, que de alguna manera sembró en nosotros un espíritu crítico, analítico, conteste con los tiempos que habríamos de abordar a posteriori.

Claro está, entre aquella primera lectura (por obligación, no hay ni qué decirlo) y esta última hecha al magnífico texto de Nava Contreras, distan años luz de goce estético. La fluidez de los fragmentos que nos presenta el autor y la musicalidad no estaban presenten en los textos escolares, razón por la que este libro que hoy se nos entrega resulta un aporte significativo en la comprensión de ambos poemas, así como en el denodado papel de las féminas en las circunstancias épicas narradas hace ya tantos siglos, lo que en el fondo viene a constituir un lúcido homenaje a la mujer de ayer y de todos los tiempos (no extraña pues el que Mariano se lo dedicara a su madre).

Por otro lado, desde el punto de vista del mero aporte al acervo cultural de la nación, déjeme decirles que tamaña empresa lingüística no había sido acometida hasta ahora en Venezuela, razón por la que este volumen se erige de inmediato en un texto de consulta para estudiosos, especialistas y para todos aquellos que deseen adentrarse en el intrincado mundo de la épica griega.

Helena, Andrómana, Tetis, Briseida, Hécuba, Calipso, Nausícaa, Circe, Anticlea y Penélope se transforman ante nuestros ojos en las verdaderas protagonistas (y heroínas) de Homero; independientemente de si su papel haya estado del lado de las ninfas, princesas, madres y esposas, o desde la oscuridad de las hechiceras y abandonadas.

rigilo99@hotmail.com
@GilOtaiza
www.gil-otaiza.blogspot.com