Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 24 de julio de 2012

Hugo Chávez si es PATRIA, pues deja a su país (PATRIA) en ruinas mientras se lo chulea media Latino y Centro América más Cuba...Y a los "0riginales" habitantes en el abandono, gracias a Dios que ya está despertando Sudamérica


CARACAS 445

El pasado y la historia de la capital están en peligro

Falta de resguardo patrimonial pone en jaque a edificaciones históricas

imageRotate
El estado de la quinta Las Guaycas es lamentable CARLOS HERNÁNDEZ
| 1 | 2 | 3 | 4 |
Contenido relacionado
JAVIER BRASSESCO |  EL UNIVERSAL
martes 24 de julio de 2012  12:00 AM
Al mismo tiempo que comenzó en Caracas un auge constructor tras la muerte de Juan Vicente Gómez (1935) y con la entrada inusitada del dinero del petróleo, dio inicio tambi´en un proceso de demolición de todo lo que se veía como viejo o perteneciente al pasado, bien fueran las modestas casas coloniales o casi cualquier cosa que se hubiera levantado en cuarenta años de gobierno andino.

Ese proceso demolicionista llega a nuestros días, como se puede apreciar en la destrucción en cámara lenta que va sufriendo la urbanización Campo Alegre (construida por Manuel Mujica Millán en la década del 30) o la ranchificación de cascos históricos como el de La Pastora o San José.

En muchos casos el problema estriba en que existen zonas y edificaciones de valor histórico o arquitectónico que sin embargo no tienen ningún tipo de resguardo patrimonial. A Hannia Gómez, presidenta de la Fundación para la Memoria Urbana, le alarma por ejemplo que apenas tres casas del Country Club hayan sido declaradas patrimonio. El resultado: están demoliendo muchas quintas para convertir toda la zona en un parque residencial de lujo de alta densidad.

Cuenta que la ciudad es, en materia arquitectónica, un baúl de tesoros de la modernidad, y esa singularidad está amenazada: "Mucho patrimonio moderno en zonas viejas de la ciudad no está protegido, muchas casas de la década de los 30 y 40 son demolidas (para dar paso a edificios) o desfiguradas en zonas como El Paraíso, Vista Alegre, La Floresta, Campo Alegre, Altamira, Prados del Este, Los Palos Grandes... sobre todo en Libertador y Chacao la situación es escandalosa".

Omar Seijas, vicepresidente del Colegio de Arquitectos, también nombra estas urbanizaciones cuando habla de zonas que deberían tener algún resguardo patrimonial (agrega además Terrazas del Club Hípico), y en cuanto a la demolición que viene sufriendo Campo Alegre, explica que la misma comenzó en 1987 cuando durante el gobierno municipal de Irene Sáez se le cambió la zonificación.

Pero a él además le preocupa que las propias personas encargadas de cuidar el patrimonio arremetan contra él, como pasó con el Paseo de Los Próceres, que fue intervenido para ampliarle las gradas: "Lo grave es que se interviene sin consultar con nadie, ni siquiera con la fundación Malaussena" (Luis Malaussena fue el arquitecto que lo concibió).

Aparte del abandono en que se encuentran obras como el Helicoide, se queja tambi´én de torpezas como haber construido el Museo de Arquitectura tapando el visual del Nuevo Circo, una obra cumbre de Alejandro Chataing: "No existe conciencia del valor de una edificación, ni siquiera por parte de quienes más lo deberían tener".

El casco histórico de San José, más de 800 casas construidas entre finales del siglo XIX y principios del XX se sigue ranchificando de manera acelerada, mientras que en toda la parroquia la única estructura con resguardo patrimonial es su iglesia. Y la antigua Casa de la Moneda, el lugar donde se acuñaron las monedas a finales del siglo XIX (que incluso le da su nombre a la esquina donde está enclavada: El Cuño) tiene treinta años invadida sin que a nadie parezca importale.

La historia, el pasado y la propia identidad de la ciudad son desfigurados entre la desidia y el afán de lucro.


Indígenas del Cauca denuncian amenazas de la guerrilla

Los aborígenes ratificaron que no se dejaran intimidar por los rebeldes

imageRotate
Juan Manuel Santos recorre una zona afectada por las lluvias EFE
EL UNIVERSAL
martes 24 de julio de 2012  12:00 AM
Bogotá.- Líderes indígenas del departamento colombiano de Cauca (suroeste) denunciaron supuestas amenazas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por haber castigado a cuatro guerrilleros que fueron capturados por los nativos cuando planeaban atentar contra la población civil.

El consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte de Cauca (ACIN), James Yatacué, indicó que a través de un panfleto difundido en el municipio de Toribío, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se mostraron en desacuerdo con el castigo y amenazaron de muerte, indicó DPA.

"Las FARC nos amenazan específicamente por ese hecho. Nosotros sabíamos que eso iba a pasar y que ellos no iban a aceptar ese juicio así, en forma neutra", afirmó Yatacué.

Por su parte, uno de los líderes indígenas de Toribío, Gabriel Paví, dijo que su comunidad no se dejará intimidar y aseguró que seguirán insistiendo en la "desmilitarización tanto de la fuerza pública como de la guerrilla" en sus territorios.

La comunidad indígena Paez, que vive en varios municipios de Cauca, determinó que los guerrilleros retenidos, entre ellos un menor de edad, pusieron en riesgo a la población por lo que se les aplicó una sanción con latigazos.

Cumpliendo con la facultad que las leyes colombianas les otorgan a las comunidades nativas de aplicar sus propias normas de sanción, los guerrilleros recibieron entre 10 y 30 latigazos para después ser entregados a sus familias que, según las normativas, "son las que deberían recomponer sus caminos".