Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 26 de julio de 2012

Pocos saben que para conocer la procedencia de un cuadro hay que mirar detrás de él. Es en el reverso del lienzo donde está narrada la historia de la obra. Allí se estampan sellos o inscripciones que contienen la cédula de identidad de la pieza: su fecha de creación, la firma del artista (en algunos casos) y los nombres de todos los dueños que ha tenido a lo largo del tiempo


Las verdades que esconden las obras de arte
El Nacional 25-Jul de 2012|Carmen Victoria Méndez
Los métodos para determinar la autenticidad de un cuadro van desde la observación hasta la química
Vicent Van Gogh
Vicent Van Gogh | EFE
Pocos saben que para conocer la procedencia de un cuadro hay que mirar detrás de él. Es en el reverso del lienzo donde está narrada la historia de la obra. Allí se estampan sellos o inscripciones que contienen la cédula de identidad de la pieza: su fecha de creación, la firma del artista (en algunos casos) y los nombres de todos los dueños que ha tenido a lo largo del tiempo. Ese es uno de los muchos criterios que siguen los peritos a la hora de certificar la autenticidad de una pintura.

El caso de la obra incautada la semana pasada en Miami, que se presume es el Matisse robado al Museo de Arte Contemporáneo, ha puesto de relieve los protocolos que hay que seguir para determinar si una obra es falsa o auténtica.

En los próximos días la Odalisca con pantalón rojo que está en manos del FBI será sometida a experticias.

Los procedimientos son varios. En primer lugar, se examina la documentación: el certificado de autenticidad emitido muchas veces por el propio artista (en la actualidad tienen marca de agua), reseñas en libros, periódicos y revistas, su aparición en catálogos (que permiten saber cuántas veces se ha exhibido y dónde) e informes de restauración.

Con lupa y luz negra. Lo siguiente es llevar a cabo el examen físico de la pieza, que por lo general lo efectúa un especialista en el trabajo del artista en cuestión. Esta persona debe prestar atención a detalles como la rúbrica. "Siempre que se sospecha de la existencia de una copia o falsificación de un cuadro, uno de los preliminares cuidados del perito será el de examinar con atención el sector en que está situada la firma del autor. Obviamente los raspados dejarán marcas, fáciles de ser estudiadas por métodos físicos, como lo es el uso de una simple lupa", escribe la criminalista argentina Marcela Suárez Ordóñez en el texto Falsificación de obras de arte. Un acercamiento a las distintas técnicas.

Durante el peritaje se estudiará el estado de conservación de la tela y del marco, que no pueden lucir como nuevos si pertenecen a una creación casi centenaria. También se lleva a cabo un análisis de estilo, en el que la técnica usada, los colores, la composición y la manera de trabajar deben coincidir con las del artista a quien se atribuye la pieza.

Las experticias se llevan a cabo con el uso de una lámpara de luz negra, indica Suárez. Este tipo de iluminación permite ver detalles que no son fáciles de observar a simple vista, como huellas de posibles restauraciones, elementos que hayan sido añadidos mucho después de la culminación de la obra (una firma de Van Gogh en un lienzo de algún coetáneo del artista holandés, por ejemplo).

Un aspecto clave es el estudio de grafismo comparativo con fotografías. "Por grafismo se entiende la caligrafía de la pintura", señala Suárez. Las pinceladas son tan personales que funcionan como una especie de huella digital.

El análisis del soporte aporta muchas pistas, asegura la perito y crítico Beatriz Sogbe, que emplea este criterio cuando debe certificar la autenticidad de obras que se atribuyen a Armando Reverón, el artista venezolano más copiado por los falsificadores. "Reverón es muy difícil de imitar por la manera como alteraba las telas en las que pintaba", afirma. El creador de Macuto muchas veces completaba los lienzos con lo que tenía a mano, como papel periódico de la época, que no está al alcance de la gente hoy en día.

En laboratorio. Además de los análisis físicos, que los peritos llevan a cabo con lupas y lámparas especiales, existe una serie de pruebas químicas que ayudan a determinar la autenticidad de una obra de arte. No son la norma en Latinoamérica, pues son costosas, pero se aplican regularmente en Estados Unidos y Europa.

El análisis con rayos X es uno de los más empleados. Las radiografías permiten mostrar la parte interna del cuadro, revelan los añadidos y correcciones que el artista realizó, así como las intervenciones posteriores a las que fue sometida. De utilidad similar son la radiación ultravioleta y el convertidor de imágenes en infrarrojo.

La difracción por rayos X sirve para determinar la naturaleza de los pigmentos que se usaron en una pieza. La prueba del Carbono 14 revela la antigüedad del cuadro.