Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 22 de julio de 2012

Un testigo de excepción aunque nunca fue santo de mi devoción...


Nueve décadas en el intento de sembrar y cosechar el petróleo

Gumersindo Rodríguez narra la historia del petroestado

imageRotate
Para Rodríguez "el verdadero fondo anticíclico de un país es el derecho de propiedad" ADOLFO ACOSTA
Contenido relacionado
VÍCTOR SALMERÓN |  EL UNIVERSAL
domingo 22 de julio de 2012  12:00 AM
Gumersindo Rodríguez, ex ministro de Planificación durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, ha elaborado un libro donde narra el nacimiento y desarrollo del petroestado venezolano, tomando como centro la visión y actuación de Rómulo Betancourt, figura esencial en la historia del Siglo XX. 

A través de las páginas de Rómulo Betancourt y la siembra del petróleo se describe cómo el país atrasado y sumergido en una economía rural, se transforma en una Venezuela moderna, no por el simple hecho de que en 1922 brota el oro negro de manera decisiva en el "reventón de la Rosa", sino por las ideas del hombre que también va a ser el líder fundamental de Acción Democrática. 

"Uslar Pietri escribe la frase que ha permanecido en el tiempo, sembrar el petróleo, pero es Betancourt quien tiene la visión fiscal, la necesidad de rescatar la simiente, controlar el ingreso petrolero y, posteriormente es quien crea la OPEP junto a Pérez Alfonso", dice Gumersindo Rodríguez. 

Inmediatamente añade que "Rómulo Betancourt, también introduce la idea, por ser un servidor público, de que la principal riqueza del país es el capital humano, por eso va a invertirse en salud, educación, se trataba de un país donde la malaria y el analfabetismo eran alarmantes y disminuían la fuerza de trabajo a menos de la mitad". 

Admite que Rómulo Betancourt nunca planteó la nacionalización del petróleo porque "se trataba de un paso muy grande para darlo durante su período presidencial en los años 60, teníamos una economía débil no se había avanzado en la capacidad productiva y hubiese sido una irresponsabilidad". 

El extravío 

Es indudable que Venezuela da un salto importante en calidad de vida, pero a partir de los años 80 se extravía el rumbo y el país comienza a sufrir los efectos de pérdida de crecimiento, alta inflación y devaluación de la moneda, ciclo que Gumersindo Rodríguez resume en que " hemos sembrado el petróleo, pero no hemos sabido qué hacer con la cosecha". 

"Aquel país que era profundamente atrasado tiene en 1978 un tejido industrial, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) que produce hierro, acero, electricidad, y llegan a exportar 5 mil millones de dólares en un año, pero es en ese momento cuando no sabemos qué hacer". 

Complementa esta idea y explica que "Venezuela debió abrirse a la inversión extranjera a la que hemos podido atraer por los insumos que producían las industrias que habíamos creado, de haber dado ese paso se hubiese generado una economía privada fuerte y la dependencia en el petróleo, el petroestado, poco a poco, hubiese pasado a un segundo plano". 

Desde su punto de vista la decisión de frenar la expansión de la economía que toma el equipo económico de Luis Herrera Campíns es un error sumamente costoso. 

"Se pensó que habíamos excedido la capacidad de producción cuando muchos de los proyectos que se habían realizado estaban por madurar, entonces se toman medidas restrictivas cuando había que mantener el crecimiento". 

Temas circulares 

Desde el nacimiento del petroestado la discusión sobre el impacto de la sobrevaluación de la moneda y la necesidad de crear un fondo anticíclico es recurrente. 

Gumersindo Rodríguez narra como Alberto Adriani en 1935 habla de la necesidad de que la revalorización de la moneda por el ingreso de petrodólares fuese "lenta, casi imperceptible" y explica que Rómulo Betancourt si bien estuvo consciente de que una moneda sobrevaluada afectaba al empleo y el sector agrícola, nunca compartió la tesis de que la devaluación fuese el camino. 

"Rómulo Betancourt defiende que es a través de la disminución de los costos y otro tipo de incentivos como puede incentivarse a los sectores distintos al petróleo". 

En 1944 Raúl Prebish asesoró al país y recomendó la creación de un fondo anticíclico para prevenir los efectos de un eventual descenso en los precios del petróleo. 

Gumersindo Rodríguez registra el hecho en su libro pero considera que "el verdadero fondo anticíclico de un país es el derecho de propiedad".