Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 18 de abril de 2011

Sábado Santo. Ceremonia más importante la noche de Pascua.


Archivo:Andrea Mantegna - Beweinung Christi.jpg
Andrea Mantegna (1431–1506) Link back to Creator infobox templateThe Lamentation over the Dead Christ

cerca de 1475(1475) a 1478"Pinacoteca di Brera (Milan)"(1478

Sábado Santo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Imagen de La Pietà de Miguel Ángel que representa a Jesús descendido de la Cruz en los brazos de su Madre.

El Sábado Santo (denominado hasta el Concilio Vaticano II Sábado de Gloria) es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con las segundas Vísperas del Domingo de Resurrección culminando así para los cristianos la Semana Santa. Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. Es la conmemoración de Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. Una vez ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual.

Significado

"Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso".

Estas palabras pertenecen al Credo, profesión de fe de la Iglesia Católica. Recogen la doctrina de ésta, acerca del tiempo en que Jesucristo había muerto en la Cruz y no había aún Resucitado, que es el momento que se conmemora este día.

Son los días de la sepultura de Jesús y de su descenso al lugar de los muertos, es decir, de su extremo abajamiento para liberar a los que moraban en el reino de la muerte.

Este es el día de espera litúrgica por excelencia, de espera silenciosa junto al sepulcro que se manifiesta no sólo en la ausencia de celebraciones o símbolos visibles en las iglesias: el altar está desnudo, las luces apagadas. Culmina con la Vigilia Pascual, ya anochecido el día.

Liturgia del Sábado Santo en las distintas confesiones cristianas

Iglesia Católica

En la Iglesia Católica también se conmemora la Soledad de María después de llevar al sepulcro a Cristo, quedando en compañía del Apóstol Juan. Pueden ser expuestas en la Iglesia, a la veneración de los fieles, la imagen de Cristo crucificado, o en el sepulcro, o descendiendo a los Infiernos, ya que ilustran el misterio del Sábado Santo.

Hasta la reforma litúrgica acometida por Pío XII se llamaba a este día Sábado de Gloria, pues la celebración de la Resurrección (la Vigilia Pascual) tenía lugar ya en la mañana del sábado. En 1951 Pío XII permitió, mediante el inesperado decreto “Dominicae Resurrectionis” de 9 de febrero (Vid. AAS 43 (1951), pp. 128-129), que la vigilia se realizase de noche, lo que tras otro decreto, el “Maxima Redemptionis” de 16 de noviembre de 1955 (Vid. AAS 47 (1955), pp. 838-841), fue obligatorio a partir de 1956. Desde entonces dicha Vigilia se celebra más razonablemente en horas de la noche, el Sábado Santo queda para los católicos más como un día de espera,expectante por la gran celebración que tendrá lugar unas horas más tarde.

Aunque en muchos lugares sigue denominándose así por la costumbre, su uso es incorrecto.

Iglesia Ortodoxa

En la Iglesia Ortodoxa el día es denominado también Gran Sábado conmemorando el descanso de Cristo en el sepulcro, su descenso a los infiernos y su entrada en el Paraíso. Se realiza una víspera de la celebración litúrgica de San Basilio el Grande. Todos meditan y están en silencio.

Iglesia Anglicana

El rito en la Iglesia Anglicana es semejante a la católica con la particularidad que el altar se cubre con una tela negra

Vigilia Pascual

De Wikipedia, la enciclopedia libre

El Cirio Pascual se enciende este día por primera vez, además de renovar las promesas bautismales junto a la pila

La Vigilia Pascual es una de las celebraciones litúrgicas más importantes de la Iglesia y sigue un ritual muy semejante en todas sus confesiones. En todas ellas son comunes los símbolos de la luz y el agua, dado que en la antigüedad era la celebración en la que los neófitos recibían el bautismo.

Se celebra en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección.

Liturgia católica

En la Vigilia Pascual, la Iglesia Católica celebra una liturgia muy especial, y lo hace con la máxima solemnidad. Empiezan los oficios con el templo a oscuras, encendiéndose y bendiciéndose un fuego en el atrio, en un lugar fuera del templo. De ese fuego se enciende el Cirio Pascual, una enorme vela que simboliza a Cristo Resucitado. Acto seguido, los fieles encienden sus velas propias de la llama del Cirio. Llegados al presbiterio, se coloca en el centro del mismo, junto al altar o junto al ambón, se encienden todas las luces del templo y se canta el Exsultet, o pregón pascual antiguo himno alusivo a la noche de Pascua que proclama la gloria de la Resurrección de Cristo, que envolvera toda la liturgia de esta noche.

Luego continua con la Liturgia de la Palabra, en la que se leen siete relatos del Antiguo Testamento alusivos al plan salvífico de Dios, intercalados con salmos y oraciones. Tras estos sigue la Vigilia con la entonación del Gloria que no se había cantado desde que empezó la Cuaresma, junto con repique de campanas cohetes y algunos otros efectos que realizan los templos de algunos lugares. Se procede a la lectura de una carta apostólica del Nuevo Testamento. Tras este lectura y previo al Evangelio se entona de manera solemne el Aleluya, y se procede a leer el Evangelio correspondiente.

Tras la homilía tiene lugar la Liturgia Bautismal, en la cual se administra el Bautismo a los nuevos cristianos de ese año y se bendice el agua de la pila bautismal y se cantan las Letanías de los Santos. También, los fieles presentes renuevan sus promesas bautismales, tomando de nuevo la luz del cirio pascual, y se los asperja con agua bendita. Finalmente, se continua la Misa con la liturgia eucarística de la manera acostumbrada. Se acostumbra a realizar la Eucaristía bajo las dos especies. La eucaristía, como siempre termina con el envió a la misión Ite missa est, que en este día es solemnizado por el canto y por el doble aleluya que se añade.

Liturgia ortodoxa

En la Iglesia Ortodoxa la vigilia tiene muchos puntos en común con lo anteriormente expuesto. Se comienza también fuera del templo con las luces apagadas entonando la comunidad himnos. Es costumbre la bendición de cestos de alimentos con el agua bendecida en la celebración.

Liturgia en las iglesias reformadas

En la Iglesia Anglicana la celebración tiene una estructura semejante. Si está presente un obispo en la celebración se pueden llevar a cabo el sacramento de la Confirmación

En las Comunidades Luteranas el servicio de la luz incluye el Exultet o pregón pascual. Se realizan doce lecturas de la Biblia. También se realizan bautizos cuando hay candidatos y el sacramento de la confirmación

Cirio Pascual

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Cirios pascuales

Se llama Cirio Pascual a la vela que se enciende en la Vigilia Pascual en la liturgia católica del Sábado Santo.



Características

El cirio es renovado precisamente en esta ceremonia, sustituyéndose el del año anterior. Su tamaño puede variar, aunque ha de ser mayor que el de resto de velas del templo. Suele tener una cruz en uno de sus lados. Suele constar también el año.

Historia

El cirio se encendía con el fuego nuevo y también servía para la bendición de las fuentes bautismales. Otros atribuyen el origen del cirio pascual a las columnas de cera que Constantino mandaba encender la noche de Pascua y algunos, a la costumbre que había de escribir en un cirio bendito todas las fiestas movibles que dependían de la Pascua. Más adelante, estas fiestas se escribían en una tira de papel o pergamino que se fija en el cirio como se practica todavía en algunas catedrales. La sagrada Congregación de Ritos decretó en 19 de mayo de 1607 que se encendiese el cirio pascual los tres días solemnes de Pascua, sábado in albis y todos los otros domingos hasta la Ascensión.[1]

Ritual de encendido

Diácono cantando el pregón pascual ante un cirio pascual
  1. Cristo ayer y hoy ; se traza la raya vertical
  2. Principio y fin; se traza la línea horizontal
  3. Alfa; se traza la letra alfa sobre la línea vertical
  4. Y Omega; se traza la letra omega abajo de la línea vertical
  5. Suyo es el tiempo; se traza el primer número del año en curso, el el ángulo superior izquierdo de la cruz
  6. Y la eternidad; se traza el segundo número del año en el ángulo superior derecho
  7. A él la gloria y el poder; se traza el tercer número del año en el ángulo inferior izquierdo
  8. Por los siglos de los siglos. Amen; se traza el cuarto número del año en el ángulo inferior derecho

A continuación se incrustarse cinco granos de incienso en forma de cruz, mientras se dice:

  1. Por sus santas llagas
  2. Gloriosas
  3. Nos proteja
  4. y nos guarde
  5. Jesucristo nuestro señor. Amén

Se enciende el cirio con el fuego nuevo diciendo: Que la Luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y nuestro espíritu

Usos durante el año litúrgico

El cirio se mantiene encendido durante las celebraciones realizadas durante el tiempo de pascua. El cirio es utilizado también durante los bautizos y confirmaciones realizados a lo largo del año. De él se tomará la luz que se enciende para cada uno de los nuevos bautizados o de los confirmandos. También se mantiene encendido durante los funerales como signo de resurrección.

Una vez concluido el tiempo Pascual, conviene que el Cirio se conserve dignamente en el baptisterio o, en su ausencia, junto a la Pila bautismal.


23 abril 2011

Cristianos efectúan ritual del fuego

sagrado en Jerusalén


TIERRA SANTA. Ceremonia del "fuego sagrado" (AP).





AP

La entrada pequeña al lugar que según la tradición corresponde a la tumba de Jesús se abrió y exhibió una flama luminosa ante el fervor de miles de creyentes, en el pináculo de la ceremonia del fuego sagrado de la Semana Santa efectuada en la Iglesia del Santo Sepulcro.

Este rito de los creyentes cristianos ortodoxos se practica anualmente desde hace al menos 1.200 años el día previo al Domingo de Pascua, el cual recuerda la resurrección de Jesucristo.

Los fieles atestaron la iglesia en Jerusalén, considerada la más sagrada del cristianismo y erigida en el lugar donde, según la creencia, Jesús fue crucificado y sepultado, y después resucitó.

“Me estremezco de la emoción”, dijo el peregrino rumano Iván Kurnia. “Es en verdad impresionante”.

Horas antes de la ceremonia, creyentes cristianos locales y procedentes de diversas partes del mundo recorrieron las calles estrechas de la ciudad antigua de Jerusalén para dirigirse al patio exterior y pequeño de la iglesia.

Casi un millar de agentes israelíes revisaron a la multitud en diversos puestos de inspección para permitirle el acceso a la única entrada que tiene la iglesia.

El interior del recinto se convirtió en un mundo lleno de colores. Había reunidos clérigos y creyentes de las diversas corrientes cristiano-ortodoxas, desde monjes armenios vestidos de negro y con capuchas puntiagudas hasta mujeres rusas ortodoxas con pañoletas color turquesa.

Una estadounidense de mediana edad perdió el conocimiento, pero no cayó hasta el piso, permaneció de pie prensada entre la multitud.

A pesar de que el ambiente era asfixiante, la multitud aguardó con tiempo de anticipación el inicio de la ceremonia. Numerosas personas llevaban manojos de 33 velas delgadas, en señal de la edad que tenía Jesús cuando fue crucificado.

El patriarca griego ortodoxo de Jerusalén, Teófilo III, ingresó en el Edículo, un pequeño recinto en el centro de la iglesia que marca el lugar que fue la tumba de Jesús.

Clérigos armenios también ingresaron y la puerta fue sellada, bajo el resguardo de otros clérigos y de policías israelíes.

Después, la puerta fue abierta y quedaron expuestas numerosas velas prendidas con el fuego sagrado, el cual se enciende de forma milagrosa _según la fe_ y que se interpreta como un mensaje procedente del cielo para los creyentes.

Los detalles precisos de la fuente de la flama son mantenidos en secreto. La flama pasa de peregrino en peregrino, quienes van encendiendo sus propios cirios. Un portavoz de los bomberos dijo que unos 10 elementos rodearon la iglesia en caso de emergencia, como un incendio. No hay salida de emergencia en la iglesia medieval.