Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 9 de abril de 2011

De niño pobre a asesino en serie por la obsesión de un anciano perverso y su marioneta

Hasta la década de los 90 ésto era asi, llegó un militarucho de
segunda, magnífico presentador de actos culturales en los
cuarteles de Elorza y encargado de cantinas con una ambición
que desdice de esta niñez bucólica de que habla el prof. Betancourt,
y fue tomado en su alma por otro de una isla del caribe que de
niño sólo aumentó odios por no ser hijo de la madre de sus
otros hermanos Raúl y Juanita, por ejemplo, e imponente como
su padre hizo un proyecto para ser el César de Sudamérica.
Quiso apoyo del dinero de USA que para Cuba eran la
mimaaa cooosa, ya que los cubanos casi que vivían en ese país,
y no lo consiguió, vino a Venezuela y Betancourt "Lo mandó a
parar" y como había Guerra Fría se colocó de alfombra de los
rusos, que lo botaron para el carajo en bahía de Cochinos y
luego con la Perestroika y el
Glasnot por no poder con la carga de mantenerlo más de chulo,
por eso debía buscar otro árbol donde incrustarse como parásito
y salió el locutor de Elorza lleno de complejos nacidos también de
no ser hijo de su madre, y Fidel Castro consiguió terreno fresco,
para sembrar lo que dice Jesús: "La violencia es la manera como los
poderosos (Fidel es uno de los hombres MAS RICOS DEL MUNDO)
responden a la verdad y MANIFIESTAN EL ENDURECIMIENTO
DE SU CORAZON, que nace con el odio a los padres que ambos
tienen...Lo invitó a La Habana al salir en 1994 de la merecida
cárcel por GOLPISTA y CONSPIRADOR, MENTIROSO y LLEVAR
A LA MUERTE A SOLDADITOS QUE DIERON SU VIDA SIN SABER
POR QUE...EL NO SE LOS DIJO...Se perdió en el camino rumbo
al ataque y aparece por televisión gracias a los poderosos que vieron
en su ignorancia y pobreza una posibilidad de hacerlo su títere...
Hubiera a lo mejor sido posible eso, si no interviene Fidel y lo eleva a
las cumbres olímpicas del estadista, y ávido de PODER para él SOLO
se entrega en sus
brazos enajenando su vida a la de un senil asesino, y entrega
SU PATRIA
a un viejo ambicioso obsesionado por Venezuela. Gracias a eso ya
nuestros niños no están como dice el Prof. Betancourt sino
como los explican los articulistas más adelante...con el odio metido
en las venas y los complejos exacerbados a flor de piel, como tantos
venezolanos
que aunque "poetas" siempre tuvieron en su alma ese odio mortal
a los demás, a la vida...a Dios


El Carabobeño 07 abril 2011

ALFONSO BETANCOURT || Desde el Meridiano 68

Venezuela y sus niños

El niño soñó bella a Venezuela. La vio llena de bosques, de pájaros y ríos. Cuando se bañaba en uno de éstos, se maravilló de sus aguas cristalinas y de los muchísimos peces que él, afanosamente, pero sin éxito, trataba de atrapar. Caminó por las arenas puras de las riberas y se sorprendió de la presencia de garzas multicolores en compañía de cristofués, torditos y cotorras.

Sobre el lomo de una baba, que tomaba su baño de sol, admiró arrendajos y turpiales en la sinfonía de un concierto matinal. Penetró hacia el bosque vecino y se deleitó en la algarabía de guacamayas, loros y guacharacas; en los saltos acrobáticos de ardillas y de monos; en la carrera asustadiza de los picures y en la lejana visión de un venado que saltó para perderse en la profundidad del horizonte.

Pero también soñó y se asustó con los picures cuando llegó la hora del silencio y en la inmensidad del bosque de los árboles se le parecían a gigantes que lo contemplaban a la espera de abalanzarse sobre él. Entonces, desesperadamente, corrió y corrió para encontrarse, de pronto, con que estaba al otro lado del bosque y en las orillas de una llanura que se extendía ilimitadamente cubierta de pastos y donde apacentaban caballos, vacas y novillos en la amistad de gabanes y alcaravanes bulliciosos. Todo, en el sueño, fue una maravillosa aventura que contó a sus padres y hermanos.

Vivían en Caracas y ya se comprenderá cuánto significa un sueño de éstos en la existencia de un niño prisionero de la selva de cemento de la ciudad y de la ausencia de las cosas bellas que soñara. El padre le refirió que lo soñado, hasta no muy lejano tiempo, lo disfrutaban los niños y adultos a pocas horas de Caracas.

Que él recordaba esos deliciosos momentos como los más gratos de su vida; pero que ahora, para poder gozar el mismo paisaje, y hasta con otras tonalidades, había que ir lejos, muy lejos de Caracas. Entonces el niño, entusiasmado, pidió a sus padres que lo llevaran a conocer esa realidad. Los padres, dolorosamente, le respondieron que no contaban con el dinero suficiente para complacerlo.

Lo narrado, que podría ser ficción en su totalidad, no lo es. Realmente lo están viviendo los niños de esta Venezuela de ciudades saturadas no sólo de población sino de los múltiples problemas que trae el crecimiento incontrolado de aquella.

Difícil es para los niños, cuando no imposible, cuyos familiares carecen de recursos, esa que pudiera ser otra Venezuela que hace pocos años se disfrutaban en parajes cercanos a las ciudades ahora atiborradas de muchedumbre desesperadas donde los niños son los que más sufren porque pareciera que todo aliento de superación les fuera negado.

Esa Venezuela bucólica, soñada por el niño, fue arrasada por concentrarse en ella el ochenta por ciento de la población del país aparejando con ello la destrucción de bosques y ríos y el desplazamiento de la fauna hacia remotos lugares. Así que el niño del cuento, Juan, Pedro o como quiera llamársele, un día desapareció. Con su mochila de sueños, se fue a la conquista de esa otra Venezuela.






El Carabobeño 08 abril 2011

ANTONIO ECARRI BOLIVAR ||

Ay qué dolor qué pena ¿mambrú se va a la guerra?

Cuando el Duque de Marlborough, ancestro de Winston Churchill, anunció que se iba a la guerra, los humoristas hispanos de aquella lejana época le compusieron una cancioncita burlona, que se hizo famosa, cuyo estribillo decía - españolizando el Marlborough como “mambrú” - “Ay, qué dolor, qué pena “mambrú” se fue a la guerra montado en una perra, la perra iba ladrando y “mambrú” disparando”.

Si este gobierno no cometiera tantos atropellos, si los actuales mandatarios no aspiraran torcer el camino democrático e instaurar una dictadura a la cubana, si no fuesen tan exageradamente piratas en la conducción del Estado, si no hubiese tanta corrupción y no existiera la malhadada Resolución del Ministerio de la Defensa que le otorga facultades a la milicia bolivariana para intervenir en los pensa de estudios de la educación venezolana - desde la básica hasta la universitaria - podríamos gozar un “puyero” permanente con las payasadas que a diario comete el régimen y su gran timonel.

Aunque no debemos llamarnos a engaño: todas las intentonas de este fatídico régimen para intentar militarizar la educación, para instaurar milicias, comprar armas y empatarse en una absurda carrera armamentista no es contra el “imperio”, ni contra los colombianos, es contra una sociedad que ya no aguanta más atropello, por lo que imaginan una confrontación a la que le tienen terror y por eso quieren andar como el guapo de barrio con un revólver al cinto.

¿Ustedes pueden creer que se están preparando para una guerra asimétrica contra el “imperio” norteamericano? Un solo dato es como para inhibir cualquier ilusión de enfrentar a los gringos: su fuerza aérea está compuesta de más de 5.778 aviones en servicio, 2.402 son cazas y 1,245 de estos son variantes del F-16, mientras que “los guapos” de aquí sólo tienen seis F16 que no están operativos y los demás son 20 Sukhoys comprados a los rusos y unos avioncitos entrenadores medios K-8 Karakorum adquiridos a los chinos para cubrir la fallida adquisición de los Súpertucanos a Brasil a causa del veto impuesto por Estados Unidos, ya que el Súpertucano posee componentes fabricados en la sede del imperio.

Ahora, pensar que nos estamos armando para una confrontación con Colombia es otra necedad, pues recuerdo que cuando en el gobierno de Lusinchi estuvimos al borde de una confrontación con Colombia, a raíz del disparate colombiano del “Caldas”, un General venezolano - de los de verdad - me decía que nunca debíamos imaginar siquiera una guerra con el hermano país, no sólo por razones humanitarias sino también porque, viéndolo con la óptica del pragmatismo militar, mientras nosotros no tenemos nada que bombardear allá, ellos podrían en cambio con dos incursiones aéreas acabar con los pozos petroleros, las refinerías, además del Guri, viniéndose toda nuestra energía al suelo, por lo que pasarían muchísimos años para poder recuperarnos de esas cuantiosísimas pérdidas materiales, sin hablar de las terribles consecuencias en bajas humanas.

Así que esta nueva intentona del gobierno por contrabandearnos una Resolución del Ministerio de la Defensa para “milicianizar” a nuestros niños, no es más que la impertinencia de un gobierno desesperado que cree poder controlar la mente de una juventud que jamás tolerará el pensamiento único para darle estabilidad a un megalómano que quiere perpetuarse en el poder.

Con mucha seriedad y responsabilidad los diputados de la MUD, en sinergia con la sociedad civil representada por el “Consenso Educativo”, desde la sede de la Fundación Arturo Uslar Pietri, exigieron al Ministro de la Defensa derogar ese adefesio jurídico dictado por esa institución que le entrega a las “milicias bolivarianas” la educación para militarizar a nuestros hijos.

Las declaraciones del Ministro de la Defensa, quien parecía un hombre serio y nada talibán, ahora permite que lo pongan a hacer el ridículo diciendo que eso que aparece en Gaceta Oficial no es lo que ellos quisieron decir.

Que sólo pretendían darles clases a los muchachos de historia militar y de tecnología de punta. Con razón el Presidente de la Fundación Uslar le leyó al Ministro su Resolución y le pidió, que si era cierto lo dicho por él, simplemente procediera a derogar el esperpento “legal” que viola la Constitución y las normas supra constitucionales de defensa de los más elementales Derechos Humanos, consagrados en todos los tratados sobre la materia, suscritos por Venezuela y por ende leyes de la República.

Esta nueva intentona contra la educación y formación de nuestros hijos es tan irracional y tragicómica que provoca, más que hacer un serio y sesudo análisis de pedagogía o estrategia militar, imitar la picaresca española y en vez de recordar a “Mambrú”, deberíamos traer en nuestro auxilio la guaracha puertorriqueña que tiene una dialéctica más o menos parecida a la lógica del Ministro de la Defensa y que dice así: ¿por qué fue que Songo le dio a Borondongo? porque Borondongo le dio a Bernabé.

Por qué Borondongo le dio a Bernabé? porque Bernabé le pegó a Muchilanga. ¿Por qué Bernabé le pegó a Muchilanga? porque Muchilanga le echó a Burundanga. Por qué Muchilanga le echó a Burundanga? Porque a Burundanga se le hinchan los píes.

Ministro usted es un hombre serio, no deje que la guaracha de los piratas instalados en Miraflores lo ponga a hacer el papel de Borondongo o...¿es el de Muchilanga?


El Carabobeño 07 abril 2011

FERNANDO FACCHIN B. ||

Objeción de conciencia y militarización del futuro

Las escuelas van a ser utilizadas como trincheras del grupo paramilitar denominado “Milicias” para adiestrar en las hostilidades políticas del régimen contra la sociedad civil, desconociendo el gobierno que los niños y adolescentes tienen la condición de bien protegido por la Constitución, la LOPNA y los tratados internacionales, situándolos en grave riesgo al convertirlos en objetivo militar.

Internacionalmente, el único garante en materia de derechos humanos es el Estado, la afirmación según la cual los actos de los grupos paramilitares pueden catalogarse como una violación a los mismos, se fundamenta en la responsabilidad por acción y omisión de éste respecto de su respeto, fortalecimiento y consolidación. Las “Milicias”, grupo paramilitar inconstitucional, actuarán en los colegios, más como mafia oficialista, que como un componente regular de la FANB, lo que no son ni serán.

Además de los impactos negativos a los derechos de los niños y adolescentes, la militarización de las escuelas trae consigo modificaciones en la manera de actuar de los niños y adolescentes, quienes crecerán incorporando dinámicas guerreristas a sus códigos de conducta y asimilándolas como normales, imitación a los “misioneros”, a quienes consideraran un ejemplo de autoridad, posteriormente, terminan vinculándose a grupos de delincuencia común o siendo reclutados por otras fuerzas irregulares.

Esto exige la reflexión y la organización de la sociedad para oponerse a tal aberración político-ideológica, agudizada por la decadencia social y política del gobierno. El objetivo es implantar un mecanismo arbitrario de control social.

La militarización es un recurso indispensable de los gobiernos ilegítimos y de las ofertas políticas que carecen de contenidos genuinos. Mano dura, cámaras de vigilancia, delación, tolerancia cero, ideologización infantil y juvenil, es lo único que el gobierno está dispuesto a ofrecer.

Por eso invierten enormes sumas de dinero en su propaganda del miedo, para eso promueven la desconfianza, la delación, el desgarramiento del tejido social mediante la penetración de paramilitares en la educación, estrategia psicológica que es inaceptable por la sociedad civil, no podemos permitir que el miedo se apodere de nuestras vidas.

Este proceso de militarización de nuestros escolares sólo se detendrá si denunciamos abiertamente que la abominable estrategia oficialista desprecia la vida humana y nos desensibiliza con la violencia.

Este es el momento de presentar nuestra “Objeción de Conciencia” para oponernos, por razones éticas, a la militarización escolar, debemos imponer la ley de la conciencia humana por encima de la ley pretoriana e inconstitucional, la “Objeción de Conciencia” es un derecho humano fundamental que tiene por finalidad socavar toda la farsa seudo democrática del régimen.

Con ocasión de la promulgación de ese adefesio jurídico denominado LOFANB y su grotesco texto, hemos podido apreciar a diferentes personajes de gris trayectoria, convertidos en tartufos, vacíos de intelecto, genuflexos del poder, con un desequilibrio intelectual inocultable defienden la ley, donde más que servilismo, hay un entreguismo absoluto ante un pragmático sin doctrina cuya única obsesión es el poder, sólo tenemos entreguismo y celestinaje servil.

La defensa a la oprobiosa LOFANB es producto de una ciega y codiciosa obsecuencia. Sólo la bajeza humana tolera semejante degradación de la condición política, producto de la conveniencia y el oportunismo, síntoma de descomposición moral, de allí que hoy, el país no pasa de ser el remedo de una República Bananera, donde se ha puesto bajo sospecha el comportamiento individual caracterizado por una conducta anómala y una incomprensible falta de autoconciencia. Sin dignidad nada es posible.