Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 17 de abril de 2011

¡Qué alegría recibí al leer que en MILAN, ITALIA ese jovencito es el único representante del país en la Feria del Mueble de Milán, Salón Satélite

m2

Sábado, 3 de diciembre de 2005

CON NOMBRE PROPIO

Reina madre

Las conquistas de Marva Griffin, la gran dama de Milán

Nacida en El Callao, se ha transformado en la reina del diseño en Milán. Tanto, que en 1998 creó el Salón Satellite dentro del Salón Internacional del mueble de Milán, el evento de diseño mobiliario más encumbrado del planeta. Este año, en ese espacio se mostró de nuevo lo que los diseñadores del futuro tienen que contar. A propósito del Salón y su visita, Griffin recuerda su historia signada por una elegancia indeleble.

Jonathan Reverón elreveron@gmail.com / Twitter: @elreveron



Si ella no hubiese emigrado a principio de los años 70, perfec- tamente podría estar ahora en la Plaza El Jobo de El Callao echando cuentos con sus amigas o paseando a los nietos, aliviando los calores de estas fechas o pensando cómo mejorar el kalalú, el acrá o el ponqué antiguo tan famoso de la gastronomía antillana. Pero no fue así. Marva Griffin se casó, se volvió periodista, buscó Caracas y cuando esta capital le quedó chiquita, se fue divorciada, con un hijo pequeño y sumergió la esponja que es su mente en Francia, luego Inglaterra, hasta aterrizar en Italia, donde Milán la amarró para siempre. Todo aquello, más algo de suerte, una elegancia innata y su carisma guayanés, la convirtieron en lo que hoy es: la abeja reina del diseño, la artífice del Salón Satellite en Milán. El mismo que este año se celebró de nuevo para mostrar lo que los jóvenes diseñadores industriales con talento y mucho futuro tienen para mostrar.

Primer encuentro. Don Arman- do Scannone cumple 85 años.

Como siempre, se da cita en su casa del Country la historia viva del país. Durante toda la velada, una morena alta, vestida a lo Nina Simone, departe con el resto. Alguien atraído por el imán de esta diosa de ébano le pregunta: "Who are you?" "I’m Marva Griffin", contesta. El invitado, con copa en mano, le repregunta: "What do you do?" Ella vuelve a contestar: "Google me baby".

El buscador universal responde: "Marva Griffin es el nombre que todo joven diseñador susurra con temor". "Maravillosa Marva".

"Marva, la reina madre del diseño". "Una de las personalidades más reconocidas de Milán".



Son muchas las características que conforman su personalidad. Al iniciar el interrogatorio de rigor, Marva Griffin esquiva por alguna razón los pequeños detalles de su origen. "Tú no habías nacido", contesta cuando se le inquiere por fechas. Pero al ojo por ciento, calculando, elucubrando, podría rondar los 60 años. Nació en El Callao, en el seno de una familia de ocho hermanos. "Allá las tortas de mi mamá eran muy famosas. Yo no sé preparar ningún postre, porque mientras mis hermanas estaban en la cocina yo arrancaba las cayenas, las calas y decoraba la casa". Ese es el mismo hogar al que después de 40 años, sigue regresando con la religiosidad de un par de veces al año. Su apartamento de Caracas ­a juzgar por las piezas y su decoración­ delata que se fue de acá en los años 70. "Yo adoro estar aquí: mira mis sábilas, las palmeras, la ventilación, el clima... ¿Por qué regreso? Porque es mi casa, es mi país, está mi familia, están mis amigos". Lo dice con humildad, con una sonrisa muy blanca y el optimismo tatuado en la frente.

"Yo soy optimista, ¿tú no eres? Hay que serlo".

Con la profesión de periodista, un hijo y el título de divorciada, se fue de Caracas. "Me fui para probar suerte, otras experiencias, otra cultura, otro idioma". Recorrió Europa y con sus nociones de italiano, tocó la puerta en busca de empleo.

Descolgó el cartelón de "se busca periodista" en una empresa fabricante de muebles y allí comenzó el roce con el mundo del diseño y afines. "Comencé a tener conocimiento del negocio, hice muchas relaciones públicas, vi cómo nace el producto".

Supo torear bien su capote de inmigrante latina y llegó a trabajar con Piero Ambrogio Busnelli, fundador del imperio B&B dedicado al mundo del mueble. Sin perder tiempo, colaboró para publicaciones como Maison & Jardin, Vogue Decoración, American House & Garden y Vogue. Las buenas relaciones y el conocimiento adquirido la convierten en organizadora de la feria de textiles más importante del mundo en Venecia, aunado a su ingreso al comité de Arquitectura y Diseño del Moma en Nueva York.




Madrina de los sueños realizados. Desde que es la responsable de llevar la prensa y relaciones públicas del Salón Mundial de Diseño, sobre el escritorio de la oficina de Griffin en Milán comenzaron a reposar montañas de prototipos. Eran bocetos de estudiantes, debutantes sin el apoyo de la industria y con la necesidad de ser descubiertos.

Hace 13 años y en sociedad con otros organizadores del Saloni, nació "la mascota" de todo este magno evento: El Salón Satellite. "Por trabajar con las revistas algunos muchachos me conocían, me veían en las ferias y sabían que colaboraba para distintas publicaciones. Siempre me decían: `Ay señora Marva, yo diseñé una mesa, ¿cómo hago para presentarla?’ Entonces pedí el apoyo al salón mundial del mueble en Milán y me dieron un espacio".

Desde una gruesa modestia pero con gestos de madre orgullosa, lo que Griffin llama "espacio" hoy en día es semillero de los diseñadores de los muebles del futuro. Diseñadores como Patrick Jouin, que fue asistente de Philip Stark, vio luz en el salón Satellite fundado por Griffin.

Jouin es ahora quien decora todos los restaurantes del célebre chef francés Alain Ducasse.

Este salón se ha convertido en un espacio caza talentos.

Los diseñadores industriales más prometedores del mundo son vistos por los grandes fabricantes. En 2007 se produjo una muestra con el seguimiento a los noveles expositores. La exposición llamada A Dream Come True hoy se recoge en el libro Averatti y muestra donde se encuentran hoy en día aquellos muchachos que esperaban por alguien que fabricase sus ideas. El criterio de selección cada año es más competitivo y para hacerlo más justo, el jurado es integrado por los pioneros del Salón Satellite, distintos conocedores y críticos de la arquitectura y diseño mundial. Este año 700 participantes y 25 escuelas de diseño de todo el planeta se dieron cita en Milán. La obra del hada de El Callao se sigue multiplicando, para bien del diseño del planeta.


Fuente:
Revista Todo en Domingo

La venezolana Marva Griffin es la mentora del Salón Satélite de Milán, una plataforma de lanzamiento de jóvenes talentos de todo el mundo y una suerte de hada madrina del design.




Por Luján Cambariere

Marva Griffin nació en Venezuela, pero una separación siendo aún muy joven puso su norte en Milán, la ciudad que adoptó como lugar de residencia desde hace 32 años. Allí empezó una carrera en el área de comunicación, primero como relaciones públicas y prensa de importantes empresas de mobiliario como C&B Italia (hoy B&B Italia), trabajando para el mismísimo Piero Ambrogio Busnelli, dueño y director de la compañía. También fue colaboradora de varias revistas de la editorial Conde Nast –Maison & Jardin, Vogue Decoration, American House & Garden y Vogue– siempre especializándose en el área diseño. Fue así como durante ocho años organizó la feria textil Incontri Venezie, es miembro del comité de Arquitectura y Diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York y desde 1998 comanda el Salón Satélite de la Feria del Mueble de Milán, plataforma de despegue de jóvenes promesas. Son estudiantes y noveles profesionales de todo el mundo que a través de piezas experimentales tienen su primer contacto con la prensa y la industria nada menos que en la meca.

El encuentro Safety Nest (que permanece hasta diciembre en Río y de allí parte del 26 de enero al 12 de marzo al Museo de la Casa Brasilera en San Pablo) fue una oportunidad única de tenerla en estas latitudes y conocerla de primera mano. Allí estaba siempre impecable, dada y tranquila, luciendo algunos fetiches design como un anillo terracota del italiano Gaetano Pesce que fue la envidia de todas durante todo el encuentro. Mimada por sus niños, como ella no se cansa de llamar a los diseñadores que vio nacer, como un Ezri Tarazi que en cada desayuno la abrazaba con cariño, no de madre, ya que según él: “She is the Queen” (ella es la reina).

El nacimiento del Satélite

Aparentemente se dio de una forma muy natural. “Los diseñadores jóvenes siempre me pedían que intercediera por ellos para estar en el Salón del Mueble de Milán. Así que cuando en el ‘98 Manlio Armellini, gerente administrador del Cosmit, empresa organizadora de la feria, me dijo que tenía un espacio para ver, según sus propias palabras, ‘qué puedes hacer con tus jóvenes’, no lo dudé”, cuenta Griffin. Llamó a los diseñadores que conocía y a sus colegas periodistas especializadas para que le recomendaran los propios y empezó su convocatoria. De eso, en este próximo 2006, ya harán nueve años. Infinidades de anécdotas, profesionales ya consagrados trabajando para la industria con productos en la calle y una progresión que no se detiene (de 55 espacios, 101 diseñadores y 9 universidades y escuelas en el ‘98, hoy suma 510 diseñadores, 180 espacios y más de 30 escuelas y universidades).

“Nunca olvidaré a un niño al que adoro, Patrick Knoch, que llegó a último momento, a ocupar un pequeño espacio que quedaba con una alfombra verde, un silloncito y una lámpara con ese rostro angelical que tiene, y ahora es todo un consagrado”, detalla. O Matali Crasset y Lorenzo Damiani, otros nombres de la escena mundial.

¿El objetivo del salón? “Es dar cuenta de lo experimental. Lo que viene pero para crear un lazo con la industria. Desde hace años, los productoresmás importantes del mundo tienen cita obligada con el salón. Además, el jurado cambia todos los años y hoy hasta hay gente que muere por ser parte del comité. Giulio Castelli, Pierluigi Cerri, Magdalena De Pádova, Beppe Finessi, Italo Lupi, Rodrigo Rodríguez y Philippe Starck, entre otros, ya fueron parte. Algunos, como Ingo Maurer, creen que hay que dar oportunidad a todos los jóvenes y otros concuerdan con ser selectivos. Sobre todo porque esto termina por ser una enseñanza para los que no aplicaron”, señala.

¿Por dónde pasa su visión? “No puedo dar recetas. El don lo tienes o no lo tienes y eso lo veo a primera vista. Me gusta o no me gusta, es algo que no puedo explicar.”

¿Materiales y procesos que cambian conforme el espíritu de los tiempos? “Hay temáticas que van mutando. Hoy los jóvenes están obsesionados con la ecología, con el diseño sustentable, un tormento positivo mediante acciones de reciclaje y reúso. Esa es hoy una tendencia. Aunque también lo es la tecnología”, detalla.

¿Pruebas del éxito del salón? “Este año pedimos a algunos expositores que dieran cuenta de que productos mostrados están ya en el mercado y nos mandaron más de cien fotografías. Y después las anécdotas del día a día. Hace poco, por ejemplo, recibí un mensaje de una niña de Melbourne que expuso una frutera para avisarme que ya está siendo producida por Alessi”, señala.

Edición 2011 en los 50 años de la feria

del diseño del mueble en Milán, Italia.

* Salón Satélite: www.cosmit.it

lunes 11 de abril de 2011

I Saloni 2011: 50 años joven! Abre sus puertas el Salón Internacional del Mueble de Milán

Una imagen del Salón en 1967. Fotografía facilitada por Cosmit

Un año más Milán tiene una cita con el mejor diseño y sus creadores. Desde mañana martes y hasta el próxima domingo 17, se abren las puertas de una nueva edición del Salón Internacional del Mueble de Milán, uno de los eventos internacionales más importantes del mundo de diseño, en el que se dan cita las firmas y los diseñadores más emblemáticos. Esta será una edición realmente especial ya que el certamen celebra sus primeros cincuenta años de vida bajo el lema "I Saloni 2011: 50 años joven".

Los paneles Folio de los hermanos Bouroullec para Stablished & Sons. Fotografía facilitada por Studio Bouroullec

Durante una semana, el recinto ferial Rho en Milán ofrecerá a sus visitantes la oportunidad de ver, tocar y probar los nuevos productos de firmas tan destacadas como Porro, Sancal, B&B Italia, Stua, Vitra, Cappellini, Alessi, Bonaldo, Flos, Frag, Magis o Living Divani, entre muchísimas otras, y diseñadores como Patricia Urquiola, Ronan & Erwan Bouroullec, Piero Lissoni, Konstantin Grcic, Antonio Citterio, Jeffry Bernett, Christophe Pillet o Vicent Van Duyssen, por nombrar sólo a unos pocos.

Moon Chair, de Tokujin Yoshioka para la firma Moroso. Fotografía facilitada por Moroso

Junto al Salón, los asistentes también podrán disfrutar de la Bienal Internacional de la Iluminación (Euroluce); el SaloneUfficio, la Bienal Internacional especializada en interiorismo para la oficina; el SaloneSatellite, el espacio donde se dan cita los diseñadores más jóvenes y sus propuestas; y, la cuarta edición de Triennale Design Museum, este año dedicado en exclusiva a las personas, empresas y proyectos que han contribuido a desarrollar el diseño italiano, desde finales de la II Guerra Mundial hasta nuestros días y han contribuido, a su vez, al éxito global de la esta Feria.

Alessi presenta esta silla plegable diseñada por David Chipperfield. Fotografía facilitada por Alessi

Interiores Minimalistas hace ya unos días que ha empezado a mostrar un avance de que lo se verá en Milán. A partir de mañana martes, os informaremos "in situ" de lo más destacado que vaya ocurriendo con especial atención, como siempre, a las propuestas más seductoramente minimalistas.

Esquema del diseño que Martí Guixé creado para la cuarta edición de Triennale Design Museum. Fotografía facilitada por Cosmit