Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 16 de abril de 2011

¿Quién será el profeta Daniel en Venezuela?

Nabucodonosor II

Rey de Babilonia (?, h. 630 - Babilonia ?, 562 a.C.). Nabucodonosor era hijo de Nabopolasar, un general caldeo que, tras la muerte de Asurbanipal, se había proclamado soberano de Elam, Mesopotamia, Siria y Palestina, fundando un Imperio neobabilonio que vino a ocupar el espacio del declinante Imperio asirio.

Nabucodonosor aseguró el dominio de estos territorios derrotando a los egipcios en la batalla de Karkemish (605), todavía en vida de su padre. Muerto Nabopolasar en aquel mismo año, Nabucodonosor le sucedió y se consagró a la tarea de consolidar el imperio que había heredado, combatiendo incesantemente contra sus enemigos, especialmente en la zona sirio-palestina.



A pesar de que Nabucodonosor había ocupado Jerusalén y deportado a muchos judíos a Babilonia, el rey Joaquín de Judá se rebeló en connivencia con los egipcios en el 597; tras recuperar Jerusalén, Nabucodonosor les castigó con una segunda deportación a Babilonia. Puso entonces en el Trono de Judá a Sedecías, que también le traicionó, rebelándose de nuevo en alianza con Tiro y Egipto (586).

Tras un año y medio de asedio, Nabucodonosor tomó Jerusalén por tercera vez, mandó destruir la ciudad y el templo (clave de la identidad del pueblo judío) y envió un tercer contingente de judíos deportados a Babilonia; este «cautiverio babilónico» de los judíos se prolongaría hasta que el imperio fuera conquistado por los persas, quienes restauraron el Templo y permitieron el regreso de los deportados a su país de origen. Tras una dura lucha, Nabucodonosor completó su victoria con la anexión de Tiro (573) y una nueva derrota de los egipcios (567).

Desde entonces, Nabucodonosor se consagró al engrandecimiento de Babilonia, dándole el esplendor que merecía su carácter de capital de un vasto imperio: la rodeó de una doble muralla con puertas monumentales, la adornó con jardines colgantes, reparó puentes y canales y construyó un santuario con un zigurat de 90 metros de altura (identificado con la Torre de Babel del relato bíblico) y un templo al que se accedía por una gran vía procesional.

Ya al final de su reinado empezaron a aparecer síntomas de decadencia, que se manifestaron en la lucha por el poder entre los sacerdotes del dios Marduk y los de Samash; Ciro II aprovechó la debilidad causada por esta pugna para imponer el dominio de Persia sobre Babilonia a partir del 539 a. C.



daniel2.gif

El sueño de Nabucodonosor

De Wikipedia, la enciclopedia libre

El sueño de Nabucodonosor es un sueño profético narrado en la Biblia, en el capítulo II del Libro de Daniel,en los círculos escatológicos se le llama Doctrina de los cuatro imperios universales

En el siglo VI a. C. el imperio neobabilónico o caldeo se convertía en el imperio más poderoso de la antigüedad, sustituyendo al poderío asirio. El rey Nabucodonosor II se constituyó así mismo, en el soberano más poderoso de la antigüedad antes de la aparición del imperio Aqueménida y del aplastante éxito de Alejandro Magno sobre este.

Bajo el dominio de Nabucodonosor II ocurrió la primera diáspora de los judíos que significó un cambio radical en el culto judío al ser destruido y quemado el Templo de Salomón. Según los profetas hebreos de la época esto había sido anunciado por Yahvé, ya que su pueblo en desobediencia y pecado se habían apartado de él.

El sueño

Nabucodonosor soñó una estatua, hecha de diferentes metales con pies de arcilla, o posiblemente de Óxido Ferroso Es en este contexto, tal como lo señala el libro del profeta Daniel, cuando el rey Nabucodonosor tiene el sueño de esta colosal estatua. Nabucodonosor llama a sus Magos y Adivinos para que le revelen el sueño, que no recuerda, a lo que los siervos, sin saber que tipo de sueño había tenido, se vieron imposibilitados para descifrarlo. Es entonces que el rey los manda a matar, junto a estos magos y videntes estaban Daniel y los otros tres príncipes israelitas: Sadrac, Mesac, Abednego(nombres caldeos para Ananias, Misael, y Azarias). En algunas biblias son llamados Sidrac, Misac, Abdenago. Los cuales serían enviados más adelante a un horno de fuego, por negarse a adorar una figura de oro, mandada hacer por el rey.

El profeta Daniel, al darse cuenta de que su vida corría peligro, interpreta el sueño por mediación divina.

Texto bíblico

Libro de Daniel, Capítulo II, versículos 26 al 45
26 Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación?
27 Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey.
28 Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama:
29 Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser.
30 Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón.
31 Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible.
32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce;
33 sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido.
34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.
35 Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.
36 Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey.
37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.
38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.
39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.
40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.
41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido.
42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.
43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.
44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre
45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.


UN SEGUIMIENTO MUY INTERESANTE: Transcurría el año 603 A.C, y Dios le revelo mediante un sueño al rey Nabucodonosor las potencias que existirían en el planeta.

El rey Nabucodonosor tenía escasos 23 años de edad, estaba en su segundo año de reinado cuando dios le dio esta revelación. Ahora Bien Daniel dice el sueño al REY.

Tú oh Rey, veías, y eh aquí una gran imagen, esta imagen que era muy grande, cuya gloria era muy sublime, esta en pie delante de ti y su aspecto era terrible. Dan. 2:31.

Veamos la descripción de esta imagen, pongamos mucha atención y a los puntos y comas, pues de esto depende para poder entender.

1.- La cabeza de esta imagen era de Oro fino; 2.- Sus pechos y brazos de plata; 3.- Su vientre y sus muslos de bronce; 4.- Sus piernas de Hierro; 5.- Sus pies de Hierro mezclado con barro cocido. Dan. 2:32-33 La mayoría del mundo así lo ha leído, caso curioso que así en repetida veces lo han leído. pero en voz de sus pastores lo escuchan de otra manera, dicen que son 4 la divisiones o 4 potencias, pues dicen que en el libro de Dan. Cap. 7 solo se habla de 4 bestias, pues allí se encuentra la confusión puesto que ha Daniel solo le fue revelado 4 partes del sueño.

La quinta parte ya no se le revelo, solo se le dijo, en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido. Dan. 2:44

En el capitulo 8 del mismo libro de Daniel esta muy claro, ya que allí se nos muestra a un carnero con dos cuernos y aun macho cabrío, con un cuerno y cuatro cuernos, y claramente se nos muestra que de uno de estos cuatro cuernos, sale un cuerno pequeño.

Ahora bien, si el carnero, es Media y Persia, y el macho Cabrío es Grecia, pues Media y Persia pertenecen a la parte Numero 3 y el macho Cabrío a la parte Numero 4. y por último la parte que no le fue revelada al profeta Daniel en su totalidad, es el cuerno pequeño que viene siendo la parte Numero 5. http://www.profetasiglo21.com/nabucodonosor Pues bien, para comprender todo esto, aparte del profeta Daniel, nos lo aclarará en su momento, San Mateo, San Juan y por supuesto nuestro Señor Jesucristo, tres evidencias confiables puras y verdaderas. http://www.profetasiglo21.com

Interpretaciones

Este sueño ha sido la base especulativa para ver a posteriori los diferentes reinos o imperios que han dominado sobre los judíos de la diáspora de todos los tiempos.

Algunos ven en este a los imperios babilónico, persa, medo y macedonio.

Otros interpretan así: Babilonia, Media-Persia, el imnperio grecomacedónico, y el Imperio romano considerando a los pueblos medos y persas como uno solo bajo la dinastía Aqueménida.

Los pies de barro simbolizan, según los preteristas, a los diez reyes de la dinastía seléucida, sin embargo, los dispensacionalistas los interpretan como los diez pueblos, simbolizados por diez dedos, que destruyeron el imperio romano, de los cuales 3 desaparecieron (hérulos, vándalos, ostrogodos) y quedaron 7, cumpliendo así la profecía de los cuernas de la bestia que surge del mar en Apocalipsis. Otros, en cambio, interpretan a los pies de barro como la Unión Europea que, entre los círculos escatológicos, se le llama "La Roma revivida" o "La nueva Roma", dando alusión a esta última, y su rol sobre los estudios de "los últimos Tiempos".

En el mito de las edades de Hesíodo, habla de las Edades de la humanidad: siendo la Edad de Oro la primera, de acuerdo con la degradación de los metales, seguida por la Edad de Plata, la Edad de Bronce y por último, la Edad de Hierro o la heroica. Muy similar a la historia de Daniel, lo que lleva a pensar algunos, que ya existía una tradición oral, sobre las edades del hombre

El Hercóbulus, por ejemplo, fue una interpretación mística del fin del mundo basada en una interpretación sincretista de estas ideas hebreas, griegas y de otras actuales encontradas en el fundamentalismo religioso postmoderno y la nueva era.

INTERPRETACIÓN DEL SUEÑO DE NABUCONODOSOR Fuente: Las Profecías de Daniel (Capítulo 4)

“Tú, oh rey, el rey de reyes, tú a quien el Dios del cielo ha dado el reino, la potencia, y la fuerza y la dignidad, y en cuya mano ha dado —dondequiera que estén morando los hijos de la humanidad— las bestias del campo y las criaturas aladas de los cielos, y a quien él ha hecho gobernante sobre todos ellos, tú mismo eres la cabeza de oro.” (Daniel 2:37, 38.) Estas palabras fueron aplicables a Nabucodonosor después de que Jehová lo utilizó para destruir Jerusalén en 607 a.E.C., pues los reyes que ocupaban el trono en esa ciudad provenían del linaje de David, el rey ungido de Jehová. Jerusalén era la capital de Judá, el reino típico que representaba la soberanía divina sobre la Tierra. Con la destrucción de aquella ciudad en dicho año, ese reino típico de Dios dejó de existir (1 Crónicas 29:23; 2 Crónicas 36:17-21). Las potencias mundiales que se sucederían, representadas por las secciones metálicas de la imagen, podrían entonces dominar la Tierra sin la interferencia del reino típico de Dios. En su condición de cabeza de oro, el metal más precioso que se conocía en tiempos antiguos, Nabucodonosor había tenido la distinción de derribar aquel reino cuando destruyó Jerusalén

Nabucodonosor, cuyo reinado duró cuarenta y tres años, encabezó una dinastía que gobernó sobre el Imperio babilónico y en la cual figuraron su yerno Nabonido y su hijo mayor, Evil-merodac. Esta dinastía se extendió por otros cuarenta y tres años hasta la muerte del hijo de Nabonido, Belsasar, en 539 a.E.C. (2 Reyes 25:27; Daniel 5:30). Por lo tanto, la cabeza de oro de la imagen del sueño representó a toda la dinastía que gobernó sobre Babilonia, y no solo a Nabucodonosor.

Daniel le dijo al rey: “Después de ti se levantará otro reino inferior a ti” (Daniel 2:39). A la dinastía de Nabucodonosor le sucedería un reino simbolizado por el pecho y los brazos de plata de la imagen. Isaías había predicho su aparición unos doscientos años antes, y hasta había adelantado el nombre de su victorioso rey: Ciro (Isaías 13:1-17; 21:2-9; 44:24–45:7, 13). Era el Imperio medopersa. Aunque esa potencia desarrolló una civilización no menos importante que la del Imperio babilónico, se utilizó la plata, un metal menos precioso que el oro, para representar su reino. Este fue inferior a la potencia mundial babilónica en el sentido de que no tuvo la distinción de derribar a Judá, el reino típico de Dios, cuya capital era Jerusalén.

Unos sesenta años después de interpretar el sueño, Daniel presenció el fin de la dinastía de Nabucodonosor. Estuvo presente la noche del 5 al 6 de octubre de 539 a.E.C., en la que el ejército medopersa tomó la aparentemente inexpugnable Babilonia y ejecutó al rey Belsasar. A la muerte de este, la cabeza de oro de la imagen del sueño, el Imperio babilónico, dejó de existir.

En 539 a.E.C., Medopersia reemplazó al Imperio babilónico en la supremacía mundial. Darío el medo se convirtió a los 62 años de edad en el primer gobernante de la ciudad de Babilonia una vez conquistada (Daniel 5:30, 31). Durante un breve período, él y Ciro el persa reinaron conjuntamente sobre el Imperio medopersa. A la muerte de Darío, Ciro se convirtió en el único caudillo del Imperio persa. Su reinado significó libertad del cautiverio para los judíos desterrados en Babilonia, pues en 537 a.E.C. Ciro promulgó un decreto que les permitía regresar a su tierra y reconstruir Jerusalén y el templo de Jehová. Sin embargo, el reino típico de Dios no se restableció en Judá y Jerusalén (2 Crónicas 36:22, 23; Esdras 1:1–2:2a).

El pecho y los brazos de plata de la imagen del sueño representaron al linaje de reyes persas que comenzó con Ciro el Grande, una dinastía que se prolongó más de doscientos años. Se cree que Ciro murió en 530 a.E.C., durante una campaña militar. De los aproximadamente doce reyes que le sucedieron en el trono del Imperio persa, hubo por lo menos dos que dispensaron un trato de favor al pueblo escogido de Jehová: Darío I (persa) y Artajerjes I.

Darío I fue el tercero en la línea de reyes persas posteriores a Ciro el Grande. Los dos que lo precedieron fueron Cambises II y el hermano de este, Bardiya (o un mago que quizás lo suplantó llamado Gaumata). En 521 a.E.C., cuando ascendió al trono Darío I, también conocido como Darío el Grande, pesaba una prohibición sobre los trabajos de reconstrucción del templo de Jerusalén. Una vez localizado en los archivos de Ecbátana el documento en el que aparecía el decreto de Ciro, Darío no solo levantó la prohibición (en 520 a.E.C.), sino que también destinó fondos del tesoro real a la reconstrucción del templo (Esdras 6:1-12).

El siguiente gobernante persa que ayudó a los judíos en las tareas de restauración fue Artajerjes I, que en 475 a.E.C. sucedió a su padre Asuero (Jerjes I). Su sobrenombre, Longimano, se debe a que tenía la mano derecha más larga que la izquierda. En 455 a.E.C., mientras corría el vigésimo año de su reinado, designó a su copero judío Nehemías gobernador de Judá y le encomendó la reconstrucción de las murallas de Jerusalén. Ese suceso señaló el comienzo de las ‘setenta semanas de años’ expuestas en el capítulo 9 de Daniel y fijó las fechas de la llegada y muerte del Mesías, o Cristo, Jesús de Nazaret (Daniel 9:24-27; Nehemías 1:1; 2:1-18).

El último de los seis reyes que sucedieron a Artajerjes I en el trono del Imperio persa fue Darío III. Su reinado llegó a su fin repentinamente en 331 a.E.C., cuando sufrió una terrible derrota a manos de Alejandro Magno en Gaugamela, cerca de la antigua Nínive. Aquel desastre acabó con la potencia mundial medopersa, simbolizada en el sueño de Nabucodonosor por la sección de plata de la imagen. La potencia que vendría después sería superior en algunos aspectos, pero inferior en otros, lo que se hace patente cuando escuchamos cómo sigue interpretando Daniel el sueño de Nabucodonosor.

Daniel le dijo a Nabucodonosor que el vientre y los muslos de la imagen inmensa constituían “otro reino, uno tercero, de cobre, que [gobernaría] sobre toda la tierra” (Daniel 2:32, 39). Este tercer reino vendría después de Babilonia y Medopersia. Así como el cobre es inferior a la plata, esta nueva potencia mundial resultaría inferior a Medopersia por el hecho de que no se la honraría con un privilegio como el de liberar al pueblo de Jehová. Sin embargo, este reino como de cobre ‘gobernaría sobre toda la tierra’, lo que indica que abarcaría un territorio más extenso que Babilonia o Medopersia. ¿Qué confirman los hechos históricos en cuanto a esta potencia mundial?

El ambicioso Alejandro III emprendió una campaña de conquista a los 20 años de edad, poco después de heredar el trono de Macedonia, en 336 a.E.C. En virtud de sus triunfos militares, llegó a conocérsele como Alejandro Magno. De victoria en victoria fue adentrándose en los dominios persas, y en 331 a.E.C. derrotó a Darío III en la batalla de Gaugamela, que marcó el principio del fin del Imperio persa. De ese modo convirtió a Grecia en la nueva potencia mundial.

Tras aquella victoria, Alejandro tomó las capitales persas de Babilonia, Susa, Persépolis y Ecbátana, y, tras someter al resto del Imperio persa, extendió sus conquistas hasta el oeste de la India. En los territorios ocupados se fundaron colonias griegas, y de ese modo la lengua y la cultura de Grecia se difundieron por todos sus dominios. En realidad, el Imperio griego llegó a ser mayor que cualquiera de los que lo precedieron. Como Daniel había predicho, el reino de cobre ‘gobernó sobre toda la tierra’. En consecuencia, el griego (koiné) se convirtió en un idioma internacional que, por su capacidad de expresar los conceptos con precisión, resultó idóneo para redactar el Nuevo Testamento y para difundir el mensaje de salvación del Señor Jesucristo.

Alejandro Magno fue gobernante mundial apenas ocho años, pues cayó enfermo tras un banquete y murió poco después, el 13 de junio de 323 a.E.C., a la temprana edad de 32 años. Con el tiempo, su enorme imperio se dividió en cuatro partes, cada una de ellas gobernada por uno de sus generales. De modo que de un gran reino surgieron cuatro, que el Imperio romano acabó por absorber. Esta potencia mundial semejante al cobre no duró más que hasta el año 30 a.E.C., cuando finalmente cayó ante Roma el último de esos cuatro reinos, la dinastía tolemaica que gobernaba en Egipto.

Daniel continuó con su explicación de la imagen del sueño: “En cuanto al cuarto reino [tras Babilonia, Medopersia y Grecia], resultará ser fuerte como el hierro. Puesto que el hierro tritura y muele todo lo demás, así, como el hierro que destroza, triturará y destrozará aun a todos estos” (Daniel 2:40). Por su dureza y capacidad de triturar, esa potencia mundial sería como el hierro: más fuerte que los imperios representados por el oro, la plata o el cobre. El Imperio romano responde a esa descripción.

Roma trituró y destrozó al Imperio griego y engulló los vestigios de las potencias mundiales medopersa y babilónica. Sin ningún respeto por el Reino de Dios que Jesucristo proclamó, hizo que este muriera en una cruz en el año 33 E.C. e intentó aplastar al cristianismo verdadero persiguiendo a sus discípulos. Además, los romanos destruyeron Jerusalén y su templo en 70 E.C.

Las piernas de hierro de la imagen con la que Nabucodonosor soñó no solo representaron al Imperio romano, sino también a su prole política. Fijémonos en las palabras de Revelación (Apocalipsis) 17:10: “Hay siete reyes: cinco han caído, uno es, el otro todavía no ha llegado, pero cuando sí llegue tiene que permanecer un corto tiempo”. Cuando el apóstol Juan escribió estas palabras, los romanos lo habían desterrado a la isla de Patmos. Los cinco reyes, o potencias mundiales, que habían caído eran Egipto, Asiria, Babilonia, Medopersia y Grecia. El sexto, el Imperio romano, aún estaba en el poder. Pero este también se desplomaría, y el séptimo rey surgiría de uno de los territorios que Roma conquistó. ¿Qué potencia mundial sería esa?

Hubo un tiempo en que Gran Bretaña fue una provincia del Imperio romano, situada al noroeste de sus territorios. Sin embargo, para el año 1763 se había convertido en el Imperio británico, en la Britania reina de los siete mares. En 1776, sus trece colonias americanas proclamaron su independencia para constituirse en los Estados Unidos de América. Sin embargo, en años posteriores Gran Bretaña y Estados Unidos han sido colaboradores tanto en la guerra como en la paz, de modo que la alianza angloamericana se erigió en la séptima potencia mundial de las profecías bíblicas. A semejanza del Imperio romano, ha demostrado ser “fuerte como el hierro” y ha ejercido una férrea dominación. Por consiguiente, las piernas de hierro de la imagen del sueño prefiguran tanto al Imperio romano como a la potencia mundial binaria angloamericana.

Daniel pasó a decir a Nabucodonosor: “Como contemplaste que los pies y los dedos de los pies eran en parte de barro moldeado de un alfarero y en parte de hierro, el reino mismo resultará dividido, pero algo de la dureza del hierro resultará haber en él, puesto que contemplaste al hierro mezclado con barro húmedo. Y en cuanto a que los dedos de los pies sean en parte de hierro y en parte de barro moldeado, el reino en parte resultará fuerte y en parte resultará frágil. Como contemplaste hierro mezclado con barro húmedo, llegarán a estar mezclados con la prole de la humanidad; pero no resultará que se mantengan pegados, este a aquel, tal como el hierro no se mezcla con barro moldeado” (Daniel 2:41-43).

La sucesión de las potencias mundiales representadas por las distintas secciones de la imagen del sueño de Nabucodonosor, se inició en la cabeza y prosiguió hacia abajo, hasta los pies. Lógicamente, los pies y dedos de “hierro mezclado con barro húmedo” simbolizarían la manifestación final de la gobernación humana, la que existiría durante “el tiempo del fin” (Daniel 12:4).

En los albores del siglo XX, el Imperio británico gobernaba sobre la cuarta parte de los habitantes del planeta, y otros imperios europeos dominaban a millones de personas más. Sin embargo, a raíz de la I Guerra Mundial, las alianzas de naciones sustituyeron a los imperios, y esta tendencia se acentuó tras la II Guerra Mundial. Con la propagación del nacionalismo, el número de naciones del mundo aumentó drásticamente. Los diez dedos de los pies de la imagen prefiguran a todas esas potencias y gobiernos coexistentes, pues en la Biblia el número diez a veces significa lo completo en sentido terrenal (compárese con Éxodo 34:28; Mateo 25:1; Revelación 2:10).

Ahora, en “el tiempo del fin”, hemos llegado a los pies de la imagen. Puesto que los pies y sus dedos son de hierro mezclado con barro, algunos de los gobiernos a los que representan son férreos, es decir, autoritarios o tiránicos. Otros son como el barro. ¿En qué sentido? Daniel relacionó el barro con “la prole de la humanidad” (Daniel 2:43). Pese a la fragilidad del barro, del que está compuesta la prole de la humanidad, los regímenes tradicionales semejantes al hierro se han visto obligados a escuchar cada vez más a la gente común, que reclama voz y voto en las instituciones gobernantes (Job 10:9). Pero el dominio autoritario y la gente común no pueden mantenerse unidos más de lo que el hierro se adhiere al barro. Cuando le llegue el fin a la imagen, el mundo estará verdaderamente fragmentado en sentido político. ¿Provocará la condición dividida de los pies y sus dedos el desplome de toda la imagen? ¿Qué le espera a esta última?

Prestemos atención al clímax del sueño. Daniel le había dicho al rey: “Seguiste mirando hasta que una piedra fue cortada, no por manos, y dio contra la imagen en sus pies de hierro y de barro moldeado, y los trituró. En aquel tiempo el hierro, el barro moldeado, el cobre, la plata y el oro fueron, todos juntos, triturados, y llegaron a ser como el tamo de la era del verano, y el viento se los llevó, de modo que no se halló ningún rastro de ellos. Y en cuanto a la piedra que dio contra la imagen, llegó a ser una gran montaña y llenó toda la tierra” (Daniel 2:34, 35).

A modo de explicación, la profecía pasó a decir: “En los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos; puesto que contemplaste que de la montaña una piedra fue cortada, no por manos, y que trituró el hierro, el cobre, el barro moldeado, la plata y el oro. El magnífico Dios mismo ha hecho saber al rey lo que ha de ocurrir después de esto. Y el sueño es confiable, y la interpretación de él es digna de confianza” (Daniel 2:44, 45).

Agradecido de que se le recordara y explicara el sueño, Nabucodonosor reconoció que únicamente el Dios de Daniel era “un Señor de reyes y un Revelador de secretos”. Además, puso a Daniel y a sus tres compañeros hebreos en puestos de gran responsabilidad (Daniel 2:46-49). Ahora bien, ¿qué trascendencia tiene en nuestros días la ‘interpretación digna de confianza’ de Daniel?

Documentos de Ugarit

En la biblia griega, como complemento al relato de Daniel, se insertan los libros pseudoepigráficos o deuterocanónicos de La oración de Azarías, El canto de los tres jóvenes en el horno encendido , El relato de Bel y el dragón y La leyenda de Susana.


Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación? Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama: estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo porvenir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. Y a mí me ha sido revelado este misterio no por que en mi haya mas sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se de a conocer al rey la interpretación, para que entiendas los pensamientos de tu corazón. (Daniel 2:26-30).

El Sueño.

Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. (Daniel 2:31-34)

En esta imagen podemos observar que la calidad de los materiales desde la cabeza hasta los pies se va deteriorando: oro, plata, bronce, hierro y barro. Al deteriorarse la calidad aumenta la fuerza. Estas partes de la estatua representan los poderes del mundo y su influencia en la historia de la humanidad.

Nos damos cuenta que los sabios habían admitido no poder interpretar el sueño del rey, además dijeron que el problema estaba fuera del alcance de sus dioses (v.11). Daniel dijo: “Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios” (v.28).

Daniel no había estado presente cuando el rey había dado su última palabra en cuanto a los magos, sabios, adivinos y astrólogos de matarlos por no haber dado la respuesta al rey. Cuando los guardas del rey llegaron para matar al Daniel, él pregunto: ¿Por qué se ha promulgado este edicto? Daniel se reunió con sus amigos para una oración conjunta. Dios reveló el sueño y la interpretación. Entonces Daniel compadeció ante el rey para revelarle el sueño y su interpretación.

1. La Cabeza de Oro

Imperio Babilónico 605-539 a.C.

Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey. Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y donde quiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo. Tú eres aquella cabeza de oro. Daniel 2:36-38

La cabeza de oro representa a Nabucodonosor y el imperio babilónico. Los babilonios eran conocidos por su amor al oro. Nabucodonosor gobernaba desde un trono de oro y quiso y quiso edificar Babilonia como una ciudad de oro. Ordenó hacer una estatua que media 27 metros (95 pies) de altura y que media 2.7 metros (9 pies) de anchura). Cuando Herodoto visitó Babilonia setenta años después de la muerte de Nabucodonosor, dijo que nunca había visto tanto oro como allí.

Babilonia celebraba la venida del año nuevo con grandes fiestas. Nabucodonosor y los reyes que le siguieron eran escoltados y sentados en un trono de oro. La corte leía la antigua épica de la creación tal como había sido escrita por los babilonios. Honraban a Marduk, su creador y dios. También adoraban al rey como representante terrenal de Marduk. Declaraban que el rey gobernaba no solo los pueblos, sino sobre los animales y las aves y toda la creación, palabras de las que hace eco Daniel en su saludo al rey.

2. El Pecho y los Brazos de Plata

Imperio Medo-Persa. Año 538-333 a.C.

Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo. Daniel 2:39

Casi todos los eruditos concuerdan en que este pasaje se refiere al imperio Medo-Persa, que tomó el lugar del Imperio Babilónico. La palabra para plata en arameo es también la palabra para tributos. Los medo-persa de dieron a conocer por su sistematización de tributos. Todos los tributos se pagaban en plata (a diferencia del Imperio Babilónico, donde los tributos se pagaban en oro. De modo que la plata es símbolo del segundo imperio medo-persa que surgiría y dominaría. Año 538-333 a.C.

3. El Vientre y los Muslos

Imperio Griego. Año 333 a.C, bajo Alejandro Magno.

Y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. Daniel 2:39

Un soldado medo-persa vestía un turbante, una túnica superior con mangas largas y pantalones, este vestuario era confeccionado de tela. Pero un soldado griego llevaba un casco de bronce, una coraza de bronce, un escudo de bronce y una espada de bronce.

4. Piernas y Pies de Hierro

Imperio Romano. Año 200 a.C.

Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclaran por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. Daniel 2:40-43.

El cuarto reino representa al Imperio Romano, y Daniel habla acerca del mismo con mayor extensión que los otros. El hierro describe el disciplinado régimen de los soldados romanos que conquistarían el mundo conocido. La estatua describe varios rasgos característicos del Imperio Romano.

Primero, las piernas estaban hechas de hierro puro, pero los dedos y pies estaban hechos de barro cocido y hierro. Sin embargo todo ello formaba parte de un imperio.

Segundo, los pies estaban compuestos de una mezcla de barro cocido y hiero. Dos materiales que no se combinan para constituir una sola sustancia. Esto implicaría una unión en la que los componentes mantienen identidades separadas.

Tercero, esta mezcla implica una especie de cooperación política o económica. Al mismo tiempo se mantendrían las identidades nacionales y culturales separadas. Será un imperio pero estará dividido.

La piedra desmenuza los pies

Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. Daniel 2:44-45.

Podemos ver que en el curso de la historia humana han surgido esas cuatro potencias mundiales: Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. Pero en algún momento Dios intervendrá en la historia y aplastará todos los imperios mundiales y establecerá su reino y después de lo cual no habrá más reinos humanos.

La piedra rechazada

La piedra que rechazaron los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo; de parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos. Salmo 118:22-23.

La piedra del ángulo

He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure. Isaías 28:16.

Lo mismo que en el primer caso, la trascendencia de esta segunda referencia del Antiguo Testamento a una piedra se revela en el Nuevo Testamento. La piedra se refiere a Jesucristo. Pablo afirma esto en Romanos 9:33, y Pedro dice lo mismo en 1 Pedro 2:6-7.

Con seguridad la piedra mencionada en Daniel se refiere a Cristo. Los eruditos conservadores están de acuerdo en que el sueño de Nabucodonosor representa el surgimiento y la caída de imperios humanos. Representa la venida de Jesucristo, la piedra viviente, para establecer su reino sobre la tierra. En el sueño, la venida de Cristo está vinculada al Imperio Romano.

Las piernas de hierro y los pies de barro cocido y de hierro representan dos etapas del Imperio Romano. La primera en una época de fortaleza, y la segunda en una renovada coalición de pueblos, naciones en una asociación política similar al Imperio Romano que existía hace siglos.

Podemos decir que hace mucho tiempo. Dios predijo el surgimiento y la caída de imperios mundiales la venida de Jesucristo al final de los tiempos para establecer su reino.

La patología psiquiátrica del Síndrome
de Nabucodonosor

n la actualidad, la patología psiquiátrica trae consigo la estigmatización y discriminación de quien la sufre. Sin embargo al remontarse en la historia y conocer la vida de distintos personajes, nos damos cuenta que muchos de ellos, que sufrieron patología psiquiátrica, fueron motivo de admiración por su creatividad y genialidad en numerosas disciplinas. Entre estos personajes encontramos a Robert Schumann. El conocer detalles de su vida ha llevado a sugerir que presentó síntomas que corresponderían a enfermedad bipolar, la cual no comprometió su producción musical, sino por el contrario, fue una compañía en algunas de sus grandes obras.

Constituye entonces, un buen ejemplo para demostrar que muchas personas que sufren enfermedades del estado de ánimo son capaces de desempeñarse en forma normal e incluso sobresaliente, tanto en la vida personal como profesional.

Por distintas razones la patología psiquiátrica provoca un grado variable de estigma y de discriminación, lo que contribuye a la incomprensión e insuficiente apoyo familiar y social, escaso soporte económico por parte de instituciones fiscales y privadas, lo que es una cruel adición al propio peso que genera la enfermedad.

Sin embargo la patología mental no siempre estuvo relegada o marginada y los enfermos discriminados. La mitología más antigua describe que los sacerdotes y poetas se comunicaban con los dioses por medio del fervor religioso y la inspiración de la locura.

En los tiempos de los filósofos griegos la locura comprendía variedades del pensar y del sentir, no solo la psicosis. Así en el Ayax de Sófocles se describe que la exaltación y la tristeza desembocan en el destino trágico que lo conduce a suicidio, no se intenta estigmatizar al héroe. En la locura de Saúl, del libro de Samuel, se dice que “buscaremos un hombre que sepa tocar la cítara para que cuando te atormente el espíritu malo, toque y sientas alivio”. El libro de Daniel relata la psicosis del rey Nabucodonosor, que al recuperar la razón se hace cargo del gobierno y más aún, con mayores capacidades. En Orlando, héroe de Ariosto (publicado en 1516) está descrito con precisión un episodio prolongado de agitación, descontrol e hiperactividad que recuerda una fase de manía grave, manteniéndose hasta esa época, el concepto que la enfermedad mental es transitoria, provocada por las pasiones, siendo sobresaliente la exaltación del ánimo y terminando en una total recuperación. Además quien la padece es respetado, socorrido con delicadeza, recupera sus derechos y no pierde dignidad.

Parece ser que los hombres reales o ficticios cuando experimentan cambios mentales intensos y salen del círculo de poetas e historiadores, pasan a ser motivos de estudio de la Psiquiatría, dejan de ser apreciados como fuentes de experiencias humanas extraordinarias (creatividad, éxtasis, inspiración, romanticismo, genialidad u otros atributos positivos) y pasan a ser considerados representantes especiales de la psicopatología. En gran medida esto es comprensible: los clínicos tienen por misión tratar síntomas, no ensalzarlos y el estudio objetivo de ellos es esencial para evitar los riesgos que implica minimizar el dolor psíquico y la potencialidad suicida. Por tal motivo la aproximación científica en las enfermedades mentales particularmente en los trastornos del ánimo, generalmente ha llevado a disminuir u obviar los aspectos positivos, sobre todo en la enfermedad bipolar y sus formas mas atenuadas.

Entre los aspectos que se pueden considerar positivos de las enfermedades del ánimo estaría la relación con la creatividad y liderazgo. No se trata de postular que estos aspectos están determinados por una enfermedad del estado del ánimo, tampoco que los escritores y artistas sean depresivos, suicida o maníacos, sino que una desproporcionada cantidad de ellos lo son, que provienen de familias donde se acumulan estas afecciones, que existe cierta similitud entre los síntomas afectivos y elementos del proceso creativo, una aparente línea de continuidad entre el carácter habitual (distímico, hipertímico, ciclotímico) y la obra creadora y por último, coincidencia temporal entre el acto creativo y la enfermedad .

El hecho que se halla encontrado una correlación parcial entre las enfermedades afectivas (síntomas, evolución, genealogía, etc.) y la creatividad, no significa que no haya ninguna relación. Obviamente hay muchos artistas que son normales, no es que la normalidad mental esté ausente entre ellos. La situación es que la prevalencia de enfermedad bipolar, depresión, ciclotimia y suicidio es mucho mayor de lo esperado en escritores y artistas excepcionalmente creativos. En esta ocasión la revisión de algunos aspectos de la vida de Robert Schumann (1810-1856) nos ayudará a ilustrar en parte estos aspectos.

Los datos más sólidos apuntan a que este músico falleció prematuramente a causa de una enfermedad orgánica del cerebro, más probablemente una demencia paralítica, tipo sífilis cerebral o quizás una demencia tipo Jacob Creutzfeld, sin embargo esta patología cerebral no excluye que en el transcurso de su vida haya sufrido de una alteración psiquiátrica propiamente tal, independiente de la causa somática de la muerte. Esta enfermedad cerebral se hace evidente a comienzos de 1854, cuando aparece angustiado, taciturno, irritable, deja de leer y componer, sufre de alucinaciones visuales y auditivas, se queja de escuchar la nota ”la” y una noche se sienta al piano a componer un tema que le había sido encomendado por Schubert y Mendelson, ambos muertos varios años antes.

El examen anatomopatológico demostró evidencias de un proceso inflamatorio meníngeo y atrofia cerebral, lo que era concordante con las fallas motoras y del lenguaje que sufrió antes de morir. Sin embargo, el análisis psicopatológico desde su juventud hasta antes de esa enfermedad cerebral, así como la revisión genealógica, nos llevarán a postular que Schumann sufrió una forma atenuada de la enfermedad maníaco depresivo, que hoy conocemos como enfermedad bipolar II.

En sus primeros años de vida fue descrito como sociable, interesado en las cosas de la vida cotidiana, participaba de grupos de amistades, tuvo algunos pequeños romances y fue capaz de dar una persistente batalla para poder casarse con Clara Wieck, con la que tuvo ocho hijos . Estos datos alejan el posible diagnóstico de esquizofrenia, que también ha sido considerada como causa de los vaivenes psicopatológicos, ya que a pesar de los diversos síntomas no se presentaron secuelas que dañaran su productividad artística y su vida familiar , hecho característico en una genuina enfermedad bipolar .Algunos episodios depresivos que sufrió fueron intensos, por ejemplo, en 1844 en un viaje a Rusia presentó un severo decaimiento y durante 6 días debió permanecer en cama debido a una profunda melancolía, con síntomas ansiosos y crisis de mareos y al parecer estuvo aquejado de una importante inhibición psíquica.

Durante gran parte de ese año fue incapaz de componer y si bien escribió 5 poemas, éstos traducirían una marcada desesperanza. En Agosto el compromiso sintomático impedía su trabajo y en Septiembre era incapaz de abandonar su habitación. Según cartas de Clara no durmió casi nada en ocho noches, una mañana lo encontró desesperado, lloroso, abatido y sintiéndose inservible. El informe de un médico que lo atendía en esa época confirma el insomnio y describe la ritmicidad de síntomas que es propia de las depresiones endógenas: que es sentirse peor en las mañanas.

En el año 1833 después de la afección en un dedo de su mano derecha, que le impidió un buen desempeño en la ejecución del piano, presentó un estado depresivo que lo habría llevado a actuar o pensar en ideas suicidas: arrojarse al vacío por un ventanal. Mucho después, el 10 de Febrero de 1854 cuando probablemente la enfermedad neurológica se habría recién iniciado y después de varios días de fluctuación anímica, sale de su casa y se lanza al Rhin, siendo rescatado. A petición de él mismo fue prontamente internado en el sanatorio de Endenich, de donde nunca salió, muriendo el 29 de Julio 1856 a los 46 años.

Según importantes autores habría presentado varias fases depresivas en 1818, 1830, 1833, 1836, 1838, 1844, 1847 y 1848. En general Schumann había sido considerado como depresivo (depresión monopolar) por distintos biógrafos y así como ocurre frecuentemente en la práctica clínica, resulta difícil de visualizar la aceleración, exaltación y suave hiperactividad como manifestaciones de hipomanía que conduce al diagnóstico de enfermedad bipolar. Las fases de exaltación las presentó en 1829, 1833, 1836, 1840, 1843, 1849 y 1851, en algunas de sus cartas describe períodos de euforia y en otras ocasiones realiza gastos excesivos

Se aprecia cierta tendencia estacional en sus cambios anímicos: las depresiones aparecen con más frecuencia en otoño y las hipomanías en primavera. Por otra parte se observa el efecto inhibitorio de las depresiones en la actividad musical del compositor. Los años 1840 y 1849 fueron los más productivos, en tanto que en 1844 no dio a conocer ninguna obra. En el gráfico Nº1 se aprecian estas notables oscilaciones.

La revisión de los síntomas (diagnóstico en el corte transversal) y de la evolución de las distintas fases de alteración anímica (diagnóstico en el corte longitudinal), habitualmente debe ser complementado con el diagnóstico histórico o genealógico.

Se sabe que varios familiares de Robert Schumann padecieron de patologías psíquicas. Su padre, August, fue inestable, nervioso, melancólico y al igual que Robert presentaba periodos en que exhibía energía y productividad fuera de lo común y en un periodo de dieciocho meses llegó a escribir siete novelas; según algunos biógrafos padecía de depresión (monopolar) y de acuerdo con algunos clínicos en realidad sufrió de enfermedad bipolar (tipo II) .

Su madre habría presentado episodios recurrentes de depresión, algunos de los cuales fueron severos; su hermana Emilie presentó una enfermedad psiquiátrica grave, según algunos datos, de varios años de evolución, y de acuerdo con otros de inicio bastante rápido, finalizando en el suicidio a los 29 años de edad.

También muere por suicidio un primo paterno. Uno de sus hijos, Ludwig, enfermó gravemente alrededor de los 20 años y permaneció internado 31 años sin un diagnóstico conocido. Otro de sus hijos, Ferdinand, se hizo adicto a la morfina sin que conozcamos el diagnóstico psiquiátrico de base.

De acuerdo con datos confiables es altamente probable que Robert Schumann haya fallecido a causa de una enfermedad orgánica cerebral, en tanto que la enfermedad bipolar que padeció desde su juventud no le impidió su actividad artística, incluso en algunos periodos su producción fue de cantidad notable. A diferencia de otras patologías mentales los episodios de enfermedad maníaco-depresiva no tienden a provocar un deterioro significativo de la actividad laboral y profesional y en general después de ellos la persona logra recuperar el nivel previo de funcionamiento. Además Schumann, desarrolla una relación matrimonial estrecha con Clara, quién lo acompaña y estimula desde que se conocieron y también consigue amigos fieles y leales como Brahms, quién lo visita hasta sus últimos días en la clínica de Endenich.

De acuerdo con algunos estudios, las personas que presentan enfermedad bipolar tienden a conseguir logros económicos y sociales algo más elevados que la población general, tal es el caso del matrimonio Schumann-Wieck, que si bien contó con la importante contribución de Clara que era una pianista virtuosa, no habría descendido en la escala socioeconómica .De gran valor han sido los trabajos de la doctora Kay R. Jamison , quién ha buscado las conexiones entre la actividad artística o literaria y la enfermedad bipolar en distintos personajes (Lord Tennyson, Lord Byron, Herman Melville, Coledrige, Virginia Woolf, Schumann, Hemingway, Van Gogh.

Así llega a plantear que en artistas y escritores se producen cambios notorios en el ánimo y sueño, justo antes de los periodos de intensa actividad creativa, que son descritos como tiempos de inspiración, de pensamiento fluido y rápido, de nuevas ideas, conexiones y ritmos. La fluidez del pensamiento se traducirá en mayor capacidad para producir palabras y sinónimos, mayor velocidad para yuxtaponer frases, crear ideas e imágenes y mayor habilidad para encontrar soluciones distintas al común de las personas.

Puede parecer difícil relacionar la melancolía con la inspiración y creación. A primera vista la exaltación hipomaníaca y su energía contagiosa parece estar más obviamente vinculada, pero el sufrimiento de una depresión o de una suave melancolía, que obliga a la reflexión y a la soledad, pueden ser muy importantes para el proceso creativo. La hipomanía suele generar ideas y asociaciones, impulsar el contacto con la vida, producir energía y entusiasmo, matizando la vida con un sentido cósmico. En cambio la depresión hace ir con más calma, enfría el ardor y le da perspectiva y profundidad a los pensamientos y sentimientos generados durantes los períodos de mayor vivacidad, puede actuar como un ancla criticando la obra producida en los estados más eufóricos, pule, esculpe, también facilita la meditación y la reflexión, somete y afina el pensamiento.

Si bien la exageración puede llevar a buscar los aspectos positivos de las enfermedades mentales, no es menos cierto que el estigma ha acompañado a los pacientes y sus familias. En Schumann al igual que muchas otras personas y familias que sufren de enfermedades del ánimo, podemos observar que logran un desempeño normal e incluso sobresaliente casi la mayor parte del tiempo, conservan la razón y la capacidad para funcionar en su vida personal y profesional; así la controversia entre el “genio loco” versus el “artista mentalmente sano” surge por la confusión de lo que se quiere decir con la palabra “locura “ así como de la falta de conocimientos respecto de las enfermedades que comprometen el juicio. La locura o psicosis de hecho ocurre solo en las formas más severas de esta patología y la mayoría de las veces los bipolares y sobre todo los depresivos, no se psicotizan y cuando acontece, son irracionales solo algún período y fuera de éste son capaces de pensar con realismo y actuar con mesura. A diferencia del Alzheimer, las enfermedades anímicas no causan demencia (estado persistente e irreversible) y al revés de la esquizofrenia dejan poco daño psicosocial. Si bien pueden presentarse episodios psicóticos agudos con notable irracionalidad, habitualmente son temporales y casi nunca se convierten en locura crónica. Muchas veces se ha dicho que van Gogh no pudo haber sido loco pues sus pinturas reflejan una gran habilidad y lucidez, antes se suponía que padeció esquizofrenia, hoy se piensa en un tipo de enfermedad bipolar. Sin embargo la lucidez y actividad productiva no es incompatible con ocasionales episodios de locura, así como un largo período de salud física puede darse aún con hipertensión arterial, hiperglicemia y alteraciones metabólicas, incluso una persona puede tener un tumor maligno sin sufrir síntomas significativos.

Sin embargo esta relación entre genialidad y creatividad con la enfermedad depresiva monopolar y bipolar no debe hacernos olvidar sus aspectos dolorosos, destructivos y en ocasiones fatales. En una gran mayoría de personas el tratamiento disponible no provocará efectos secundarios importantes. En la actualidad es posible elegir entre las mejores opciones disponibles (psicoterapia, litio, estabilizadores del ánimo, antidepresivos y tranquilizantes mayores y menores). Muchos de los escritores, poetas, músicos, pintores y líderes no tuvieron esta elección.

Dr: Pedro Retama








Nabucodonosor Chávez

JUAN CARLOS APITZ | EL UNIVERSAL

sábado 16 de abril de 2011 05:35 PM

Hoy se cumplen veintisiete días que los enfermeros venezolanos se declararon en huelga de hambre. Estos se mantienen a la espera de un pronunciamiento por parte del gobierno nacional sobre sus reclamos salariales. Además, el pasado jueves realizaron un paro nacional de seis horas en todos los hospitales y ambulatorios del país y, también, resolvieron que empezarán a coserse la boca como medida ante la falta de respuesta por parte del Presidente y sus ministros. Mientras tanto, el moderno Prometeo de Sabaneta da muestras de sordera y ceguera, o peor aún, de su habitual prepotencia. La misma prepotencia que destruyó al antiguo rey Nabucodonosor.

Cuenta la Biblia que el profeta Daniel (2, 31-36) fue citado para interpretar un sueño que le inquietaba mucho al rey Nabucodonosor, de Babilonia. En la pesadilla: "Una estatua, una enorme estatua, de extraordinario brillo, de aspecto terrible, se levantaba ante ti. La cabeza de esta estatua era de oro puro, su pecho y sus brazos de plata, su vientre y sus lomos de bronce, sus piernas de hierro, sus pies parte de hierro y parte de arcilla. Tú estabas mirando cuando de pronto una piedra se desprendió, sin intervención de mano alguna, vino a dar a la estatua en sus pies de hierro y arcilla y los pulverizó. Entonces quedó pulverizado todo a la vez: hierro, arcilla, bronce, plata y oro; quedaron como el tamo de la era en verano, y el viento se lo llevó sin dejar rastro. Y la piedra que había golpeado la estatua se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra".

Con sabiduría divina dicen las Sagradas Escrituras que la peor ceguera es la de quien no quiere ver y la peor sordera la de quien no quiere oír. De la misma manera, la sordera voluntaria, provocada o sostenida por conveniencias descaradas, nos sumerge en un estado deplorable. Es sabido ya el motivo: la mirada de lo que debemos ver no nos satisface. Lo que vemos no lo consideramos halagüeño a nuestro gusto y preferimos, entonces, el envilecimiento de confesar públicamente que no hemos visto ni hemos oído nada.

Cuando se actúa cegado por la prepotencia, más o menos secreta, no solo somos incoherentes, sino también inconscientes. Pero no sólo inconscientes, sino también desvergonzados en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o propósitos censurables. Eso no es más que cinismo. La realidad estorba al cínico, le molesta y prefiere ignorarla o taparla con un dedo, aunque ésta tenga dimensiones astronómicas. Prefiere juzgar según su punto de vista, aunque lo sabe equivocado, descarta toda evidencia.

Ahora bien, aquellos que la ignoran, y más aun los que la niegan, conocen que es agobiante esta paradójica verificación: su espíritu a veces se oculta para engañarlos y lo deja obrar en la penumbra, sin buscar la claridad requerida. Con la falta voluntaria de visión y de oído se entrecruzan también otros hechos interiores que paralizan toda capacidad de pensar y decidir conscientemente. Están prontos para juzgar a los otros por sus actos, mientras se juzgan ellos por sus deseos. Para éstos todo es esencial y se autohalagan con esa apariencia, que la consideran su obra dilecta aunque también puede ser su ruina total.

En realidad, la verdadera valentía, más sonora que batirse en un campo de batalla, consiste en mirar primariamente, cara a cara, lo que no nos gusta y nos es adverso, para reconocerlo, aceptarlo y, si hace falta, corregirlo. Ya el escritor Marcel Proust aseveró: "Entre los extraños a nosotros, debemos contar siempre con este a quien más le mentimos, porque es quien nos parecería más penoso que nos despreciase: nosotros mismos".

Nabucodonosor se le había olvidado que fue Dios mismo quien lo había puesto por cabeza de las naciones. Luego de doce meses desde que Daniel le había declarado el significado del sueño y lo que debía de hacer para su tranquilidad, se le olvidó. Por lo que, la situación en que devino el Rey de Babilonia fue muy trágica: quedó como un animal en la tierra y recibiendo la lluvia en su cuerpo.

En fin, solo un paso separa a la altivez del infierno. La arrogancia insolente raya en la locura.

www.juancarlosapitz.com
justiciapitz@hotmail.com
twitter: @justiciapitz

Venezuela en papel, palabras y gráficos

DULCE MARÍA TOSTA | EL UNIVERSAL

sábado 16 de abril de 2011 05:46 PM

Que profunda tristeza siento, cuando veo en lo que se ha convertido nuestro hemiciclo; según dicen algunos, ha sido un casting para escoger los protagonistas de una nueva versión de la película Pinocho y yo agregaría más: todos los venezolanos somos los extras de esa película.

Aplaudiría en realidad si el presidente y los ministros hubieran entregado una real rendición de cuentas y que la Asamblea Nacional ejerciera su función contralora de la administración pública.

En cinco y más maratónicas sesiones nos han mostrado en papel, palabras y gráficos un prospero país, achacando los males crecientes a la IV República, el imperio y el paro petrolero; tales como: los intentos de privatizaciones, la pérdida de miles de contenedores llenos de comida y otros con casas traídas de otros países, la emergencia eléctrica decretada hace un año, el constante saboteo de la oposición, el niño o la niña, la estafa inmobiliaria y hasta la inseguridad, solo para justificarse.

Los venezolanos estamos cansados de que los políticos vivan en un estéril enfrentamiento, de que lo hicieron o hacen bien o mal; queremos y necesitamos que realmente se ocupen de hacer de Venezuela ese país que han mostrado en papel, el país con el que todos soñamos. Aquí, todos, porque hasta nosotros, somos responsables de lo que ha sucedido y sucede: los políticos por sus deficientes gobiernos a lo largo de los últimos 50 años y nosotros por haber sido complacientes y no habernos revelado hace más de 30.

Todos los días hay protestas de trabajadores de cualquier sector, algunas han llegado más allá de una protesta, tales como huelgas de hambre, que han llegado a cocerse la boca y a extraerse la sangre, realmente dantesco, que hemos visto en el sector salud y educación luchando por sus reivindicaciones salariales, entre algunas de sus peticiones. También de gente que no ha obtenido un empleo formal, los que trabajan en la economía informal, los motorizados, comunicadores sociales y dueños de emisoras de radio por el cierre de medios de comunicación, hasta los invasores, a los que se les ha prometido viviendas desde sus tragedias particulares y aún viven en refugios, los presos y sus familiares denunciando irregularidades en la administración de justicias, en fin, un rosario de protestas que a diario vemos en Venezuela.

Tampoco pareciera importarles lo que vivimos, cuando salimos a trabajar, a comprar o a compartir con familiares o amigos y tenemos que enfrentar a la inseguridad que ya nos tiene acorralados y no nos permite tener la calidad de vida que conforme a la Constitución está obligado a darnos el Estado.

Los venezolanos nos debatimos permanentemente entre la escasez y la carestía, la primera nos obliga a realizar verdaderas excursiones para lograr adquirir los productos de la dieta básica y la segunda nos impone la necesidad de hacer milagros con el menguado sueldo, para que no siga cayendo abruptamente la calidad de los alimentos que consumimos y ofrecemos a quienes dependen de nosotros, pues ya hace bastante tiempo renunciamos a los pequeños lujos que hacen a la vida más grata y promisoria.

Es por esto que hago un llamado a todos y a cada uno de los que aquí vivimos, para que reflexionemos y no nos ceguemos por nada ni por nadie, nosotros mismos, quienes vivimos las vicisitudes seremos los responsables en el 2012 de elegir a las personas que realmente llenen los requisitos para dirigir el destino de las alcaldías y gobernaciones de cada una de las regiones del país y el hombre o mujer que dirija el Gobierno Nacional.

turmero_2009@hotmail.com
http://dulcemariatosta.com

Freddy Lepage
El Nacional / ND

El huésped inesperado

15 Abril, 2011

No deja de llamar la atención la actitud y el comportamiento de Chávez en la reunión (luego de un intento fallido) con el presidente Santos la semana pasada, en Santa Marta. Allí acudió un Chávez totalmente diferente a como suele comportarse en este tipo de cenáculos. Dejó al señor Hyde en casa y mostró su faceta de doctor Jekyll, como ocurre con el personaje de la novela del escocés Robert Stevenson, en la cual se trata el tema del desdoblamiento de la personalidad de algunos seres humanos.

El cenáculo se distinguió por los temas que se discutieron y no salieron a la luz pública (¿pacto entre dos nuevos “mejores amigos”?) y, también, por la presencia del presidente Porfirio Lobo, de Honduras, aparentemente sorpresiva.

Sin embargo, todo se desarrolló, durante casi ocho horas, en aparente tranquilidad, paz y armonía…

La agenda, entonces, estuvo colmada por los temas del narcotráfico, el arancelario y el comercial, habida cuenta de que Venezuela se separó de la Comunidad Andina de Naciones, con el aderezo de la reunión con Porfirio Lobo sobre la necesidad de que Honduras regrese al seno de la Organización de Estados Americanos. El caso Makled, aparentemente, quedó en el limbo, nada se dijo… Hasta el depuesto Zelaya, alabó lo sucedido, argumentando que esa iniciativa “refleja la voluntad de los suramericanos para que se resuelva la crisis política de su país”.

Pareciera que la temática pública del encuentro fue fijada por los colombianos, al darle un sesgo de acuerdo con sus intereses. Tampoco se puede olvidar que Santos venía de una reunión con Obama.

Entonces, sin hilar mucho, se puede colegir, que los puntos más importantes fueron tratados off the record.

Para la calle, besos, sonrisas y abrazos, aunque la cara del canciller Maduro indicara lo contrario. Me da la impresión de que a Chávez le metieron un cepo o una camisa de fuerza. El colombiano lo metió en cintura, pues. Todavía no ha soltado el mono de la baraja.

Y eso pesa mucho en contra del mandamás de Miraflores.

Santos luce como marcando la pauta. Hasta el punto de que ofreció “sus buenos oficios” para mediar en tan espinoso asunto…

Sin embargo, el dominio de las relaciones colombo-venezolanas está en manos de nuestros vecinos neogranadinos. Atrás quedaron las bravatas, amenazas, agresiones e insultos de Chávez. ¿Por qué este repentino cambio de postura?, es lo menos que uno se puede preguntar. ¿Cómo Santos ha logrado domar los ímpetus, arranques de ira y agresividad de quien en las elecciones colombianas señalaba, a todo gañote, que si Santos ganaba las elecciones sería imposible reanudar las relaciones diplomáticas y comerciales? ¿Habrá que devanarse los sesos para dilucidar de dónde sacó el mandatario colombiano tan efectivo “amansa guapos”?, o sería más conveniente apelar al sentido común. A veces, lo que a simple vista luce complicado, en la cruda y desgarradora realidad se hace sencillo.

De manera que las evidencias están a la vista: Chávez, precisamente, no se encuentra en una posición óptima a escala internacional, por lo que está obligado a pasar por debajo de la mesa en espera de tiempos mejores.

Nacimiento: salió a la luz pública la página web www.dossier33.com, con noticias e información actualizada sobre economía, finanzas, petróleo, tecnología, geopolítica global y latinoamericana, y datos, en tiempo real, de los indicadores económicos y bursátiles de los principales mercados mundiales.

freddylepage@cantv.net