Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 23 de abril de 2011

El Gran Silencio del Sábado Santo y la utilización falsa de los símbolos sagrados más preciados por el pueblo

cristocha1.jpg


EL SOCIALISMO DE JESÚS Y SU HUGO ÑERO

Agustín Blanco Muñoz

Otra vez la voz de la falsedad. Hoy con un ramo bendecido en sus manos porque es un cristiano que cumple con todos sus deberes.

No es un simple hombre. Ni un simple actor. En su fondo se considera el mayor de los impostores.

Pero sabe que en esta “tierra de gracia” no es difícil que un disfrazado de cordero llegue a las máximas posiciones.

Y hoy se trata sólo de mantenerse. Es cuestión de continuar la cadena de entretenimientos que sirven para seguir escalando la destrucción de todo cuanto se tiene por delante. De eso se trata: echar para el suelo cuanto esté en pie. Destruir y seguir destruyendo.

Según él, Dios dijo: ¡Hágase el caos junto al más miserable de los odios! Y caos y esos odios se hicieron.

Y dijo el Señor además: ¡Qué no haya más que revolución y que los revolucionarios de verdad entiendan que aquí no hay ni habrá paz sino violencia y destrucción!

Porque la violencia y la destrucción se hicieron por encima de toda paz. Y crearon el mejor de los mundos para quienes tienen el dominio divino de templos, cuarteles, comercios, banca, industria, instituciones, administración, policías, cultura, sociedad y todos los divinos tesoros.

Y hay una política que se aviene en medio de su falsedad a unas supuestas creencias. Y se repite una y más veces que hubo una madre que quiso que el hijo fuese sacerdote. Y él no lo fue. Pero hoy tampoco lo es aunque si lo es.

Todo esto y a pesar de que es cristiano por mera casualidad. Porque nada más que ayer era un ateo que había dejado enterrado el deseo de la madre de verlo sacerdote metido en el decir de misas y promesas de caridad.

Pero fue fácil y rápido el vuelo de no creyente a creyente. Y hoy anda muerto de risa por su tránsito de ateo-infiel a humilde devoto y de anticomunista-antiguerrillero al más arrecho de los revolucionarios.

Y para ello ha contado con el mito que le ayudaron a crear fichas de lo que ahora es su misma revolución. Y así fue andando hasta que logró fabricar en su totalidad el disfraz de lo que llaman ‘hombre nuevo’ u ‘hombre bobo-vivo nuevo’.

Y no quedó en este punto. Porque jugó y sigue jugando a las caretas. Así hace gala hoy, nada menos, que de una que se llama Socialista del siglo XXI.

Se toma en cuenta ahora una particularidad mayor: la careta que sintetiza todos los fracasos del socialismo de todos los tiempos con la única excepción del socialismo bendito y eterno que encabezó y encabeza el con-pan-ñero, o simplemente Ñero Jesús Cristo, el Primer y hasta Único Socialista del Mundo.

Él es el único del que nadie ha podido decir y sostener que fracasó en su empresa socialista.

Hay que afirmar entonces que el "socialismo" de este régimen apeló al máximo de credibilidad: El Socialismo Ñero. El único que sólo ha cultivado triunfos aquí y en el más allá.

Porque se supone que este no tiene porque ser un privilegio de los habitantes de la tierra. Los ñeros de Marte o la Luna o el Cielo deben o tienen que ser portadores del único y verdadero socialismo.

Ha llegado la hora entonces de dejar a un lado el marxismo-leninismo-stalinismo-hochimismo-maoismo-fidelismo-cheguevarismo-ranchismo-bolivarianismo-zamoranismo-robinsonianismo-gadafismo y acogerse simplemente al Socialismo del Compañero Cristo. Camarada Cristo. Compatriota Cristo.

De modo que en adelante se va a escuchar por todas partes una oración por el hacer de la Venezuela cada vez más ex país, directamente vinculada con el socialismo del primer y único socialista comprobado que ha habido en la historia de la humanidad hasta el día de hoy, que tiene que ver con la globalización y la era electrónico-computarizada.

Un Socialismo que sólo ha hecho acto de presencia en una Venezuela en la que se nos conduce por las sendas de lo bello-bonito, acogedor y tierno, tolerante y paciente, altruista y amoroso, libre de odios y maldades.

Un régimen convocador de la concordia, el entendimiento, el acercamiento humano-espiritual, el desprendimiento, la solidaridad y la paz.

Sólo esta Venezuela ex país goza hoy del gran privilegio mundial de ser la gran portadora universal del Socialismo Ñero que impulsan, dirigen, defienden, exaltan, exultan y trascienden los camaradas-ñeros y compatriotas de los verdadera y genuina república socialista y cristiana.

Y por ello el anuncio de que la revolución socialista ñera, tal y cual la mejor de las socialdemocracias, tendrá sus propios templos y Comités Cristianos de Bases. La iglesia propiedad del Hugo Ñero de la revolución.

De allí que pronto, y al fin, andará por todas partes, el único, verdadero y trascendente socialismo de Jesús, aquel a quien muchos creyeron que les había llegado la muerte en cruz.

Nada de eso. Jesús Ñero por mucho tiempo anduvo con su socialismo escondido, librándolo de todo mal, hasta que consiguió a quien entregarlo por los siglos de los siglos aquí en esta república de esta revolución Cristo ñero-bolivariana a cargo del más Sumo Hugo de los Sacerdotes.

¡Que envidia debe tener por nosotros un mundo obligado a decir de templo en templo, de lugar en lugar, familia en familia, ciudad, pueblo y sociedad, toda la Oración por y para Otros Tiempos de Revolución que ha nacido aquí, a partir de la puesta en práctica del Socialismo de Jesús Ñero!

abm333@gmail.com T: @ablancomunoz




El Gran Silencio del Sábado Santo

SÁBADO 23 DE ABRIL DE 2011

Hay situaciones en nuestras vidas que se pueden vivir sólo en silencio. Cada palabra sobra, las palabras diluyen lo que se siente. Lo hemos experimentado en momentos de una gran felicidad, o también en momentos de profundo dolor. Se muere un ser querido, uno pierde el trabajo, se enferma gravemente, y tantas otras cosas que nos pasan. No hay explicaciones, e incluso nos sentimos molestos con gente que cree que tiene que “consolarnos” con mucha palabrería. ¿Recuerdan los atentados del 11/9? Las cámaras de TV pasaron las imágenes una y otra vez; porque el hecho era de una magnitud inimaginable hasta entonces. Y los comentarios sonaban huecos. No se puede explicar lo inexplicable.
Ayer recordamos la muerte de Cristo. Hoy, la liturgia guarda silencio; no hay misa, ni celebraciones de otros sacramentos. Necesitamos silencio, para asimilar la magnitud de lo que ha pasado: el amor de Cristo “hasta el extremo”, pero también la monstruosidad del egoísmo humano “hasta el extremo”, y la cobardía humana, “hasta el extremo” de traicionar, negar y abandonar al Señor – cosas que conocemos por la historia, o también por experiencia propia.
¿Qué habrán sentido los discípulos aquel sábado? Era día de descanso obligatorio; estaban solos con sus pensamientos y sentimientos. Sentimientos de frustración, de vergüenza, de autorrecriminación, de culpa y - ¿quién sabe? – de recriminaciones mutuas. Uno de ellos no pudo con todo esto – y se ahorcó.
Y los demás, ¿pudieron? En medio de esta oscuridad, de esta nube espesa que no deja ver nada, que le deja a uno completamente desorientado, quedó un lazo débil, casi imperceptible, con Jesús. Una débil esperanza que el Reino de Dios se instauraría ahora. Pero, como dicen los discípulos en el camino a Emaús, “nada de eso ha pasado”.
Lo importante era que hayan perdido toda su seguridad en sí mismos, que hayan experimentado su impotencia. (Recordemos a Pedro: “Yo daré mi vida por ti” – “te juro que no conozco a éste”.) Esto los abrió a la acción de Dios.
¿Qué hacemos nosotros en situaciones extremas? Muchas veces tratamos de distraernos, sea con ruido, trabajo, placeres, alcohol o drogas. Pero intuimos que esto no resuelve nada. Lo que necesitamos es silencio – y soledad. Para poder asimilar lo que nos ha pasado, y para permitirle - ¡por fin! – a Dios que ÉL haga en nosotros su voluntad.

Tomado de l blog "Por Cristo con El y en El

del Padre

Beda Hornung

Abadía de San José, Güigüe, Carabobo, Venezuela

Monje Benedictino



Sábado Santo de la Sepultura del Señor

23 de Abril

Sábado de Gloria

En la Iglesia primitiva el Sábado Santo era conocido como el Grandioso o Gran Sábado, Sábado Santo, la Noche Angélica, la Vigilia de Pascua, etc., No era más que, como el Jueves Santo, un día de alegría, pero uno de alegría y tristeza entremezcladas; es el final del tiempo de periodo Cuaresma y penitencia y el principio del Tiempo Pascual que es un gozo. Por una rarísima excepción, en la Iglesia primitiva éste era el único sábado en que se permitía ayunar (Constit. Apost., VII, 23) y el ayuno era una de severidad especial. En tiempo de San Ireneo, se observaba un ayuno absoluto de todo tipo de comida durante las cuarenta horas que precedían a la fiesta de Pascua y aunque el momento asignado para romper el ayuno, al alba el domingo, varió según el tiempo y el país, la abstinencia de comida el Sábado Santo era general. La noche de la vigilia de Pascua ha sufrido un desplazamiento extraño. Durante los primeros seis o siete siglos, la celebración duraba toda la noche, para que el Aleluya coincidiera con el día y momento de la Resurrección. En el siglo octavo esta misma celebración tenía lugar la tarde del sábado y, por un anacronismo singular, se desplazó después al sábado por la mañana, así el momento de la celebración de la solemnidad fue adelantado casi un día entero. Gracias a este cambio, se asignaron ahora oficios especiales al sábado Santo considerando que anteriormente no había tenido lugar ninguno hasta la tardía hora de la vigilia. Esta vigilia, se inicia con la bendición del nuevo fuego, la iluminación de lámparas y velas y del cirio pascual, ceremonias que perdieron gran parte de su simbolismo al ser anticipadas y adelantadas del crepúsculo a la plena luz del día. San Cirilo de Jerusalén decía de esta noche que era tan luminosa como el día, y Constantino el Grande le añadió un esplendor inaudito agregando a su brillo, una profusión de lámparas y grandes antorchas, para que no sólo las basílicas, sino las casas, calles y plazas públicas estuvieran resplandecientes con la luz que era el símbolo de Cristo Resucitado. La asamblea de los creyentes se dedicaba a la oración común, el canto de salmos e himnos, y la lectura de las Escrituras comentadas por el obispo o el presbítero. La vigilia de Pascua se consagró especialmente al bautismo de los catecúmenos que, en las iglesias más importantes, era muy numeroso. En el sábado Santo siguiente a la deposición de San Juan Crisóstomo de la Sede de Constantinopla, había, solamente en esta iglesia, 3000 catecúmenos. Tales números, es claro, sólo se encontraban en las grandes ciudades; no obstante, como el Sábado Santo y la vigilia de Pentecostés eran los únicos días en que se administraba el Bautismo había siempre, incluso en las iglesias menores un número gozoso de catecúmenos. Esta reunión de personas en la oscuridad de la noche ocasionó a menudo abusos que el clero se sintió impotente de prevenir sin una activa vigilancia anticipando por ello las ceremonias de modo que todas ellas pudieran tener lugar a la luz del día. Rabanus Maurus, escritor eclesiástico del siglo noveno (De cleric. Instit., II, 28), hace un relato detallado de la celebración del Sábado Santo. La asamblea permanecía silenciosa en el templo esperando el alba de la Resurrección, intercalando salmodias y cantos y escuchando la lectura de las lecciones. Estos ritos eran idénticos que los de la Iglesia primitiva y se celebraban a las mismas horas, los fieles a lo largo del mundo no habían consentido todavía anticipar la vigilia de Pascua y fue durante la Edad Media cuando se estableció la uniformidad en este punto. (Nota del Traductor: Pío XII en el año 1951 recuperó la celebración de la Vigilia Pascual y en 1955 todo el Triduo Pascual recuperó su antigua unidad. La reforma del Concilio Vaticano II dio unidad a la celebración completa del Triduo Pascual y la enriqueció de contenido bíblico y de


sencillez. Actualmente el Triduo Pascual inicia en la tarde del jueves santo con la celebración de lacena del Señor, continúa el viernes santo con ¡a conmemoración de la muerte y el sábado santo la preparación y la celebración de la Vigilia Pascual, que es el centro de toda la semana santa) El Catecismo actual dice: 624 "Por la gracia de Dios, gustó la muerte para bien de todos" (Hb 2, 9). En su designio de salvación, Dios dispuso que su Hijo no solamente "muriese por nuestros pecados" (1 Co 15, 3), sino también que "gustase la muerte", es decir, que conociera el estado de muerte, el estado de separación entre su alma y su cuerpo, durante el tiempo comprendido entre el momento en que El expiró en la Cruz y el momento en que resucitó. Este estado de Cristo muerto es el misterio del sepulcro y del descenso a los infiernos. Es el misterio del Sábado Santo en el que Cristo depositado en la tumba (472) manifiesta el gran reposo sabático de Dios (473) después de realizar(474) la salvación de los hombres, que establece en la paz al universo entero (475). *Visite nuestro especial de Semana Santa en http://www.aciprensa.com/Semanasanta/index.html


No Está Aquí


Es un caso típico de que no se entiende la Palabra de Dios si la leemos fuera de contexto.

Decimos, correctamente, que Dios está en todas partes; por lo tanto: Cristo también. ¿Por qué, entonces, no está aquí, en este sitio, en esta tumba? El contexto nos da la respuesta; el mensaje completo es éste: “¿Por qué buscan entre los muertos al que VIVE? No está aquí, ha resucitado” (Lucas 24,5-6). Jesús no puede estar entre los muertos, ha superado la muerte, la ha vencido. Dios es un Dios de la VIDA.

Pero hay otro detalle más: Las mujeres van a la tumba para ver a Jesús. Si ya se lo han quitado, al menos se quedan con su cuerpo, y la tumba se convierte en monumento. Es nuestra tendencia de centrar nuestro amor en un lugar determinado, de fijarnos en algo externo, de quedarnos en el pasado – que está muerto. Jesús es VIDA, está EN nosotros, quiere llegar, a través de nosotros, a los demás. Por eso se les manda a las mujeres que den un mensaje a sus discípulos, que vayan a Galilea. Jesús está siempre presente, allí donde está la vida. Se deja ver, en el momento menos pensado, en las circunstancias más inverosímiles.

A partir de la resurrección, nuestra relación con Dios es radicalmente distinta, es viva, es a tiempo completo, en todas partes. Es servicio, el servicio del anuncio de su resurrección.

Autor Beda Hornung

Blog "Por Cristo con El y en El.