Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 15 de abril de 2011

A mis 9 años tuve una esperanza que la pesadilla de Fidel castro se acabara, y Kennedy y Kruschev se lo pasaron por encima y negociaron...

Recuerdos de mi infancia...


Tenía 9 años y ya estba saturada de oir en el radio

de mi casa

los fusilamientos y las crueldades de La Cabaña y de la

Revolución Cubana que en Venezuela arrojó como

un manto de

mentiras y ensoñación, parecía brujería nigeriana

que dura hasta hoy 2011.

A los 9 otra vez, esta vez una esperanza y Kennedy

no mandó la

aviación y el histérico de Fidel Castro pedía a gritos que

se declarara

la Guerra Nuclear. Otra vez el fracaso,oir en el radio los

horrores de los asesinos

Castro y Guevara contra los presos cubanos, lo único que si me dio risa

es que Kennedy y Kruschev no le

pararon bola al histérico y negociaron entre las dos potencias,

quedando Fidel como un bolsa y encima arrecho y resentido.

CUBA | 50 aniversario

Bahía Cochinos, crónica de una noticia nunca terminada

  • El 17 de abril de 1961 se produjo la invasión de EEUU a Bahía Cochinos
  • ¡Ahí estaba, sobre la historia más grande de mi vida ¡y no podía enviarla!'
  • MÁS NOTICIAS DE CUBA EN ELMUNDO.ES

A estas alturas, Henry Raymont sabe que probablemente nunca podrá confirmar su sospecha de que hubo quienes, tanto en Estados Unidos como en Cuba, lamentaron que no fuera ejecutado tras su detención en La Habana, nada más comenzar el desembarco en Bahía de Cochinos, ya que ello quizás hubiera provocado una verdadera acción norteamericana contra la isla.

De lo que sí está seguro es de que siempre lamentará no haber podido acabar de cubrir una historia en la que pasó de ser el primer periodista en anunciar la invasión, de la que este domingo se cumplen 50 años, a convertirse él mismo en actor de un episodio del que Estados Unidos aún se avergüenza y Cuba se regocija.

"Y yo ni siquiera quería ir a La Habana", sonríe este "judío alemán", como él mismo se define, nacido en 1927 en la entonces alemana Koenigsberg (actual Kaliningrado) pero crecido en Buenos Aires, adonde su padre lo envió tras la subida al poder de Adolf Hitler y donde comenzó su carrera periodística, antes de asentarse en Estados Unidos trabajando para la agencia United Press.

"¡Bum, bum, bum!" Raymont golpea la mesa de su casa en Washington, imitando el vigoroso llamado a la puerta de su apartamento en La Habana que, en la madrugada del 17 de abril de 1961, supuso un antes y un después en su vida.

Un rumor que acabó en hecho

Tras el incendio de los almacenes 'El Encanto' y el bombardeo de aeropuertos cubanos en los días previos, Cuba era a esas alturas una isla de 'bolas', de rumores incesantes sobre una inminente invasión.

Aun así, él no acababa de querer creer en esa posibilidad.

"Tenía todos esos contactos en Washington, todos me contaban una sola cosa: va a haber una guerra de nervios, pero serán palabras, no habrá invasión", afirma le aseguraban repetidamente desde círculos muy próximos al presidente John F. Kennedy. "Así que nunca creí que pudiera haber una invasión patrocinada por Estados Unidos".

Por eso, cuando finalmente alzó el teléfono para dictar la noticia del desembarco, después de recibir una confirmación de la acción en una nota con membrete de la embajada argentina en La Habana, fue más que cauto.

"Siempre digo que di la primera noticia (de la invasión), pero que fui el último en creer que era verdad".

Jamás acabó la transmisión. Poco después de que golpearan su puerta, acabó en una celda del G2, la Seguridad del Estado cubana.

En los siguientes días, sería interrogado por, entre otros, Ramiro Valdés, ahora vicepresidente, quien le amenazó con acabar "en el paredón".

"Valdés me dijo, Raymont, tú sabes que estamos en guerra, y te estamos acusando de espionaje, tú sabes lo que significa eso, ¿no?", relata ahora con un humor que admite no sentía en esos momentos.

Mientras, su celda "cada vez iba llenándose más" con nuevos detenidos que le iban "contando" lo último que pasaba en la isla.

"La ironía es que ahí estaba, sobre la historia más grande de mi vida ¡y no podía enviarla!", exclama entre risas.

'Error histórico'

Aunque también con un cierto deje de amargura, entre otros por el hecho de que considera un error histórico de ambos involucrados.

"En posteriores encuentros con Fidel nos reímos de ello. Le decía, la victoria de ustedes la podríamos haber dado nosotros sin tener la sospecha de un interés creado. El gran momento de la victoria quedó solapado a la propaganda cubana", lamenta.

Y se indigna con lo que considera una estrategia completamente "idiota" por parte de Estados Unidos.

Para 1961, Fidel "ya no tenía el 98% de apoyo, tendría un 7%. Pero en el instante en que la gente supo que había una invasión, volvió a tener el 98% de apoyo", sostiene.

Algo que, dice, se encargó de dejarle claro al propio Kennedy cuando, tras pasar una semana encarcelado bajo amenaza de ejecución -su madre en Buenos Aires ya lloraba tras llegarle la falsa noticia de su muerte cuando él la llamó para anunciar que había sido liberado- y varios días más en la embajada brasileña en La Habana, regresó a Estados Unidos, donde fue recibido por el mandatario.

"Si hubiera actuado visceralmente, le habría dado una patada ya se imagina dónde", afirma. Pero cambió cuando vio "su cara macilenta, a ese ser humano totalmente derrotado".

Kennedy "me preguntó qué es lo que falló y yo le dije, señor presidente, hay un proverbio yiddish que dice 'tú me empujas y yo voy'. Fidel sabía exactamente dónde ponerse y usted cayó en la trampa".

"Bahía de Cochinos significó algo crítico para la administración Kennedy, para su imagen personal y en política exterior: fue una derrota", resume. Un error "terrible y totalmente evitable" cometido por una "total ignorancia del pueblo cubano", afirma.

Medio siglo más tarde, Raymont espera poder regresar a Cuba y volver a entrevistar a Fidel Castro. Mientras, dice ya no tener muchas esperanzas de un cambio radical de política hacia la isla.

En Estados Unidos, "a nadie le importa una mierda lo que pase con Cuba o el embargo", lamenta. "Somos un muy insignificante grupo de personas a los que nos interesa Latinoamérica".


50 años de la invasión de Bahía de Cochinos

Viernes, 15 de abril de 2011


Que dejó el fallido desembarco de exiliados cubanos apoyados por la CIA.

Ver3gp

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo


Poco antes de la medianoche, el 16 de abril de 1961, unos 1.500 exiliados cubanos entrenados y financiados por la CIA intentaron derrocar a Fidel Castro en la fallida invasión de Bahía de Cochinos.

Luego de tres días, la operación acabó en una derrota humillante, conocida en la isla como la victoria de Playa Girón.

Vea en este video de BBC Mundo testimonios de protagonistas de un evento que marcó para siempre las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

"Cuba: el "fracaso perfecto" de la invasión de Bahía de Cochinos"

Cuba: el "fracaso perfecto" de la invasión de Bahía de Cochino

Michael Voss BBC, La Habana

Viernes, 15 de abril de 201150 años de la invasión de Bahía de Cochinos

Que dejó el fallido desembarco de exiliados cubanos apoyados por la CIAPara reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Utilizar un reproductor alternativo

Hace cincuenta años, poco antes de la medianoche el 16 de abril de 1961, unos 1.500 exiliados cubanos entrenados y financiados por la CIA iniciaron una malograda invasión a Cuba desde el mar por Bahía de Cochinos.

El plan era derrocar a Fidel Castro y su revolución. En cambio, el proyecto se convirtió en una derrota humillante que arrojó a Cuba en los brazos de la Unión Soviética y ha agriado las relaciones entre Washington y La Habana hasta la actualidad.Fidel Castro en Bahía de Cochinos

Fidel Castro dirigió personalmente las operaciones en Bahía de Cochinos.

Bahía de Cochinos es una gran ensenada aislada en la costa sur de Cuba.

Hay poco allí, aparte de mosquitos y un pantano infestado de cocodrilos.

Playa Girón, un pueblo con una pequeña pista de aterrizaje en la desembocadura de la Bahía de Cochinos, fue el primer objetivo de los invasores, quienes tenían previsto un desembarco simultáneo cerca del pueblo de Playa Larga, 35 kilómetros en el extremo de la bahía.

Planes defectuosos

Una trinchera de cemento cavada en la playa es uno de los recordatorios visibles de la batalla.

Fidel Castro había ordenado que se construyeran defensas como ésa en puntos clave a lo largo de la isla debido a que se esperaba una invasión por algún punto del país.

"El secreto de la victoria cubana fue que luchábamos por ideales"

Bárbara Sierra, directora del museo de Playa Girón

El plan apoyado por EE.UU. era desembarcar sin prácticamente oposición, asegurar el área, tomar un aeropuerto e introducir en el país un "gobierno en el exilio" que luego pediría el apoyo de Washington.

A la vez, el plan confiaba en un levantamiento en masa de los cubanos.

Todo salió mal: el avance de un hombre rana que encendió un faro para mostrar a los exiliados donde desembarcar también alertó a la milicia cubana de su presencia.

Un pescador local, Gregorio Moreira, quien todavía vive en la misma vivienda junto a la playa, fue uno de los primeros en dar la alarma.

Moreira, de 74 años de edad, recuerda que salió de la casa, vio una llamarada, y se dirigió a la trinchera con su padre y sus hermanos.

Otro pescador, Domingo Rodríguez, se les unió.

Gregorio Moreira

Gregorio Moreira fue uno de los primeros en dar la alarma.

El grupo contaba con 11 fusiles cuando se inició la invasión.

Enseguida llegaron refuerzos, entre aviones de la Fuerza Aérea cubana.

Los exiliados confiaban en que tendrían algún tipo de apoyo aéreo, pero el presidente de EE.UU. John F. Kennedy estaba decidido a mantener la participación de su país en secreto.

Y como la iniciativa se volvió contra la fuerza invasora se retractó de la intención de proveer apoyo aéreo.

Fidel Castro se hizo cargo personalmente de la operación, y en sólo tres días la invasión fue derrotada.

Domingo Rodríguez tiene ahora 70 años de edad y problemas en la vista, pero sus recuerdos siguen siendo claros.

"Derrota yanqui"

En sus palabras, esos hechos fueron como "una gran escuela para el pueblo cubano que aprendió a no tener miedo al enemigo".

Y después de eso "como dijo Fidel después, los pueblos de América Latina fueron un poco más libres".

Domingo Rodríguez

Ahora todo el país será campo experimental para los supuestos médicos cubanos y sus pastillitas
Fausto


aEl viejo bastardo de Fidel Castro jodió y jodió hasta volver a Venezuela lo que es ahora, tanto que ni medicinas tenemos sino unas pastillas envueltas en papel que han matado a niños que llegan a los hospitales desprovistos de TODO, hasta de curitas, recetadas por "médicos" que no pasan en nivel de preparación de Enfermeros (con el respeto que estos me merecen)gracias a que Chávez y la Ministra Sader que yo creía más culta y preparada, hija de adeco fundacional odian a los médicos venezolanos, de los que de paso ella forma parte y se graduó GRATISSS en la UCV.

Hago esta introducción porque el verdadero hijo de padre y madre Castro Ruz,

RAUL, no el Fidel que sólo lo es de padre por eso es tan coño e madre y no quiere

sino a los hermanos que no sean Juanita ni Raúl. salió declarando esto que me dio un infarto:

¡Ay Chávez!…. Raúl Castro dice que los cargos fundamentales no deben pasar de “dos períodos de 5 años cada uno”

¡Ay Chávez!…. Raúl Castro dice  que los cargos fundamentales no deben pasar de “dos períodos de 5 años cada uno”

Nacido en Caracas. Guayanés desde hace 30 años. Comunicador Social, Damian Prat es columnista político y autor de "Público & Confidencial", columna que se publica varias veces a la semana en Correo del Caroní. Tiene su página personal www.damianprat.com y es conductor de espacios en radio y TV regionales en Guayana. Es corresponsal de CodigoVenezuela.com en el estado Bolívar

La columna de Damian Prat

Hugo Chávez y Raul Castro

Claro que es una contradicción enorme que tanto el propio Raúl Castro como su hermano Fidel hayan pasado 52 años enquistados en los dos máximos cargos de jefatura del estado, el gobierno, las Fuerzas Armadas cubanas y el (único) partido del país que es el PC. Contradicción con su propuesta, hecha ayer en el VI Congreso del PCC, de limitar los períodos de “los altos cargos” a “no mas de dos períodos de 5 años cada uno”. Pero en todo caso, pensemos que aunque muy tardía, la autocrítica de Raúl Castro corresponde a la convicción que los jefes del gobierno y el partido a todos los niveles, se convierten en una rémora para los cambios cuando pasan tanto tiempo en el poder.

Y es que algo de eso ocurre. Raúl Castro, de 80 años ha intentado, con bastante timidez y quizás limitado porque su hermano sigue allí obstaculizando las transformaciones, ha intentado, digo, un proceso de reformas que introducen mecanismos y métodos del capitalismo (aunque ellos no lo llaman así) para tratar de reducir el peso muerto del Estado, para aumentar la producción de alimentos y otros productos y buscar algo de productividad. No olvidemos que la economía cubana es una ruina. No produce nada. Importa el 80% de los alimentos que consume. Tiene 40 años viviendo de regalos y subsidios, primero de la URSS y sus países satélites y ahora del dinero venezolano que les regala Chávez. Pero aún, tan gigantescos subsidios y el hacer “negocios” con sus médicos y otros profesionales, apenas les alcanza para medio sobrevivir en una miseria atroz.

Al estado cubano le sobran 1 millón de trabajadores (cifra oficial del gobierno cubano) que no trabajan porque están en cargos burocráticos que no se necesitan, pero cobran. Ha sido la forma ficticia de “no tener desempleo” y al mismo tiempo impedir la existencia de empresas. Y aunque son salarios de miseria, sin ninguna clase de beneficios, la carga es enorme. Esa colosal carga incide además en que tanto ellos como el resto de los trabajadores no puedan aspirar a mejorar su calidad de vida. El estado es improductivo y lo poco que ingresa debe usarlo en mantener el empleo ficticio además de la enorme maquinaria de guerra. Las “granjas colectivas socialistas” no producen nada. Nadie tiene incentivos para producir pues ganas el mismo salario miserable produzcas algo o no. El estado centralista de economía ultra planificada es totalmente ineficiente. Por eso en las reformas que intenta Raúl Castro, aparece el “permiso” para que productores independientes exploten granjas, incluso con empleados y obtengan ganancias. Calculan que la producción subirá 20%. Aunque no lo llamen capitalismo, eso es. Al menos un capitalismo incipiente. Menos Estado y mas mercado.

Esos cambios, “indispensables para sobrevivir y dejar las cosas enrumbadas”, según las palabras de éste Castro, están siendo obstaculizados por buena parte de la burocracia del Partido Comunista, por los “históricos” que, al igual que Fidel y Raúl, se niegan a dar paso otras generaciones. Por todos los altos y medios funcionarios del partido y el gobierno que se niegan a dejar prebendas y privilegios. Porque se niegan a los cambios aún a pesar de la evidencia de la ruina y el fracaso.

Hemos arribado a la conclusión de que resulta recomendable limitar a un máximo a dos periodos consecutivos de cinco años el desempeño de cargos políticos y estatales fundamentales, ello es posible y necesario en las actuales circunstancias”. Demasiado tarde para comprender la importancia de la alternancia en el poder y la democracia, pero allí está la realidad, siempre terca.

El mensaje llega directo al corazón del principal aliado del gobierno comunista cubano. Para Hugo Chávez, lo principal en la vida de un líder político es eternizarse en el poder. Su ejemplo es Fidel Castro pero no en balde, admira tanto a sujetos como Gadafi, Mugabe, Lukashensko, Al Aassad. Siempre sus modelos son gobernantes vitalicios sin importar tanto su signo ideológico. Y ya que entre sus sueños está crear “CubaZuela”, es decir, la Federación de Repúblicas entre Cuba y Venezuela, esta nueva norma de limitar “a dos períodos máximos de 5 años” a los cargos gubernamentales, del estado y el partido, Chávez estaría en problemas. Está pasado de ese período.

Raúl Castro tardó 52 años en comprender lo dañino que es la eternización de la gente en cargos de poder. Los venezolanos debemos hacer que Hugo Chávez lo comprenda, aunque sea “a juro”. Para eso tenemos la poderosa arma del voto en 2012.

CodigoVenezuela.com es un medio de comunicación abierto y tolerante ante todas las corrientes del pensamiento y tendencias políticas siempre que sean respetuosas de la Ley y de los valores democráticos; CodigoVenezuela.com no necesariamente comparte las opiniones expresadas por sus colaboradores y columnistas, éstas son entera responsabilidad de sus autores.

Publicado: 8:36 AM, 17 de Abril 2011

http://www.codigovenezuela.com/sistema/wp-content/themes/nuevo_codigo2010/images/print.png Enviar esta Entrada por Correo Post2PDF